Manipulaciones mil

¿Alguien tiene la capacidad de distinguir determinadas consignas pronunciadas por ciertos miembros distinguidos de la ultraderecha, de las esgrimidas por algunos políticos relevantes de la derecha?

Responder a esta pregunta sería una obviedad, amén de hacerle una descomunal propaganda a quienes siguen suscribiendo el famoso lema de Goebbels «una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad».

Será mejor dejar a un lado el incluir en la misma frase las palabras mentira, propaganda y consigna, al final solo se acaba transitando por la senda de las obviedades lo cual no lleva a ninguna parte. Para nuestra desgracia es el camino al que recurren los políticos, tanto de la derecha como de la izquierda en nuestro país, quienes les controlan bien lo saben y se aprovechan de ello vil y hábilmente en su propio beneficio, sin pensar para nada en el nuestro, ya que al fin y al cabo no somos más que quienes pagamos la fiesta, su fiesta.

El pasado 28A los votantes socialistas henchidos de victoria, pírrica e inútil como se ha demostrado, gritaron ante las puertas de Ferraz la famosa consigna <<Con Rivera no>>. Pocos o casi ninguno quisieron ver el titubeo de Sánchez ante aquellas palabras. No interpretaron que el entonces flamante candidato a la presidencia del gobierno ya había sido advertido, por quienes de verdad controlan el cotarro, con quien tenía que pactar.

Aquí estamos ante el 10N. Sánchez y Rivera han sido llamados a capítulo. A ambos les han leído la cartilla y la cosa más o menos ha sido así:

<<No sabemos cómo os lo vais a montar pero tenemos a Errejón jodiendo vivo a Iglesias, a Abascal enredando lo que puede y más desde la ultraderecha. Lo que tenéis que hacer es tragaros vuestro orgullo, vuestra soberbia y todo lo que sea, tanto por arriba como por abajo. Y nos vais firmando un pacto donde nosotros salgamos favorecidos. La otra opción es el bipartidismo de siempre. Arreando, que es gerundio>>

Los de a pie, en este orden de cosas, bien podríamos apuntarnos al carro de la abstención el 10N argumentando que, total, como ellos van hacer lo que les dé la gana para qué. ¿Podríamos pararnos a pensar antes de hacer tan descomunal gilipollez? Más que nada porque alargaríamos nuestra agonía e iríamos de cabeza a unas terceras elecciones. Y sobre todo, por si alguien no se ha dado cuenta, todo este follón lo único que hace es incrementar el agujero de nuestros bolsillos de forma exponencial y con la que está al caer deberíamos ser prudentes.

Debemos ir a votar, ignorando sus manipulaciones mil, sin olvidar que tenemos la última palabra. Deberemos ser muy claros para evitar que los políticos y quienes les manipulan tengan capacidad de alguna de maniobra y así salirse con la suya.

No tiene porque ser cierto el dicho de que la Banca siempre gana, al fin y al cabo este es un país demócrata, o tal vez puede que sigamos siendo una república bananera que se cree otra cosa.

Galiana

Anuncios
Publicado en Columna de opinión, Periodismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario