Miradas furtivas: Mingote y la Paz

Un domingo de febrero, volviendo de Colón hacia Vallecas, Mingote salió a mi encuentro en la calle Ayala. Una placa metálica grabada por el dibujante junto al mercado de la Paz me hizo recordar que, en un momento determinado, mi inmadurez juvenil provocó una recriminación severa dibujada por Mingote y publicada en la prensa.

A él y a tanta otra gente a quien hice daño innecesariamente solo me queda, décadas después, pedirles disculpas.

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Fotografía, Miradas furtivas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s