Sánchez tiene síndrome de Moncloanitis

Al gobierno de Sánchez le está costando explicar casi todo lo que hace, tiene un problema de comunicación increible.

El Presidente y la Vicepresidenta están dando mil vueltas para no decirnos a los de a pie lo que se traen entre manos. La  figura del relator ha sido la última.  Alfonso Guerra la definió como una mera grabadora, así algunos lo entendieron algo mejor. Para los que piensen que es un invento del gobierno, no viene mal recordar que ya aparece en nuestro ordenamiento jurídico en las Siete Partidas de Alfonso X, hasta allí han viajado en el tiempo las cabezas pensantes que rodean a Sánchez para tratar de enseñarnos a todos una nueva palabra y después recular, como con muchas otras cuestiones.

¿Hasta qué punto las constantes humillaciones de los independentistas al Gobierno puede afectar a las CCAA gobernadas por el PSOE en las elecciones de mayo? Es evidente que Emiliano García-Page, Javier Lambán, Javier Fernández y Guillermo Fernández Vara no quieren verse como Susana Díaz en la oposición,  dónde van a ir gracias a lo fácil que se lo está poniendo a las derechas la ambición personal de Sánchez, ya que todo va de eso.

¡Las derechas, ay, las derechas! ¿Quién les iba a decir a Casado, Rivera y Abascal que las izquierdas se lo iban a poner en bandeja de plata? En el mes de mayo pueden arrasar si no meten mucho la pata.

Su triunfo no va ser contra todo pronóstico, se ve venir gracias al empecinamiento de Sánchez en ceder a todo lo que quieren los independentistas para aprobar sus PGE. ¿Es que nadie le ha dicho el Presidente que existe la posibilidad de prorrogar los de Rajoy? ¿Es que todavía no se ha dado cuenta el inquilino de Moncloa que con su actitud está siendo rehén del independentismo?

La camarilla de Sánchez no sabe cómo salir del problema que tiene, lo normal cuando se está rodeado de trepas ineptos.

Mientras tanto las derechas organizando manifestaciones y avivando las calles.

Casado consigue tapar la corrupción que no deja de estar sobre la mesa del PP. ¡Hay que ver cómo nos desayunamos con casos de corrupción a diario, destapados por la UCO, de los populares sin inmutarnos!

A Rivera no se le cae el micrófono en la mano. Este hombre como vendedor no tiene precio.

Abascal sólo tiene que seguirles, su gente va detrás como si fuera el flautista de Hamelin.

La cuestión vendrá cuando Casado y Rivera tengan que pelearse entre ellos por ver quién se sienta en Moncloa. Abascal sólo tiene que ir de tapado y mientras seguir llevándose a los descontentos de todos que hasta la fecha están siendo legión.

Sánchez quiso ser Presidente a toda costa. Se apoyó en los independentistas. Los catalanes le piden imposibles, y él no sabe cómo hacer trucos de magia.

Sánchez jugó a ser un mago, un ilusionista, pero ha resultado ser un farsante más. En los meses que lleva siendo Presidente se le ha visto el truco demasiadas veces. Es un ambicioso sin escrúpulos, un inepto irresponsable con síndrome de Moncloanitis.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sánchez tiene síndrome de Moncloanitis

  1. Pingback: Sánchez tiene síndrome de Moncloaitis – Manuel Aguilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s