Pacto de Estado, no significa nada

La crisis nos ha pasado una factura enorme. Entre las consecuencias que nos ha dejado tenemos una disfunción del Estado que por nuestro bien esperemos que no se haga estructural.

Para los que ya nos están colgando el cartel de catastrofistas insinuando que se nos va la olla, va a ser que no. El calor no nos ha derretido las neuronas, ni vemos el vaso medio vacío, ni tampoco nos hemos caído en el pozo de la desesperanza, ni nos hemos dejado vencer por la falta de credibilidad en el sistema.

Repasemos, repasemos cómo está el patio, y cómo la solución que nos dan los políticos cuando no saben qué hacer con las cuestiones que nos acucian es mentar tres palabras mágicas: Pacto de Estado

Desde que Rajoy está en el gobierno, será casualidad, el repunte de la violencia de género es brutal. No hay día que no tengamos una mujer asesinada a manos de su pareja o expareja, e incluso se atreven a asesinar a los hijos que hayan tenido en común porque lo de segar una vida les parecía poco. Lo ideal para poner fin a esta barbarie sería un Pacto de Estado, pero en lugar de liarse la manta a la cabeza y ponerse manos a la obra la Ministra Montserrat ha metido la tijera a lo bestia en este tema.

Pensemos en asuntos menos truculentos, si es que podemos.

España se comprometió en 2015 a dar asilo a poco más 17.000 refugiados sirios. Para los que estén cortitos en matemáticas, unas 1.000 personas por CA. A Rajoy este tema se la trae al pairo porque solo hemos acogido al 10% de esa cantidad en todo este tiempo. La solución, un Pacto de Estado para resolver la cuestión.

Hoy parece ser que estamos por la labor de imitar a Tarantino y llenarlo todo de sangre y muertos. Busquemos temas menos escabrosos que el Mediterráneo está lleno de cadáveres, y si ser humanitarios no es una buena causa para buscar una solución pensemos en que tanto cuerpo flotando sin vida va a contaminar las aguas y eso no debe ser muy ecológico.

El Gobierno hace tiempo que decidió hacer una operación biquini en la hucha de las pensiones, con todo lo que conlleva no tener un buen asesor que planifique con cabeza la dieta. La precariedad salarial, la elevada Tasa de Desempleo juvenil tampoco ayudan mucho a recuperar la anemia que sufre por la desastrosa planificación. Espinoso el tema de las pensiones porque desde que Rajoy decidió que éstas dejaran de ir aparejadas con el IPC los pensionistas han perdido un 8% de poder adquisitivo. La solución a este follón, nuevamente, un Pacto de Estado.

Por fin llegamos al tema estrella que está marcando el Gobierno de Rajoy. Catalunya con sus ansias de independencia provoca que muchas voces sean partidarias de la aplicación del 155 ante la convocatoria de referéndum el próximo 1-O. La solución, una vez más, un Pacto de Estado.

Podríamos seguir con temas como la pobreza energética y demás, para los que la solución es siempre la misma, convocar un Pacto de Estado.

Tanto están usando estas tres palabras lo políticos que las han vaciado de contenido.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pacto de Estado, no significa nada

  1. No saben, no entienden, no quieren soluciones para el pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s