Aprendiendo palabras nuevas

El verano se presenta calentito. No por las altas temperaturas climatológicas devenidas del cambio climático, que también.

Los de a pie teníamos asumidos los nuevos conceptos estilo posverdad para definir lo que vulgarmente se ha llamado una mentira de toda la vida. Ya que nos habíamos acostumbrado a ella y, lo que es peor, a incorporarla a nuestra cotidianeidad en el lenguaje nos toca aprender otro vocablo más.

Alguien debería decirles a los políticos que el personal necesita vacaciones, disfrutar del tiempo de ocio sin tener que hincar codos porque a ellos les dé por inventar palabras nuevas.

De entre las nuevas palabras que deberemos asumir en el tiempo de relax se encuentra plurinacionalismo. Para empezar es larga y fea, y complicada de pronunciar del tirón. Pedir a estos nuevos lingüistas que inventen términos bellos y de pronunciación sencilla sería para nota.

El término en cuestión lo ha puesto sobre la mesa Pedro Sánchez, al que por lo visto desde determinado medio de comunicación le han hecho la cruz, pero como quien a hierro mata a hierro muere dicho medio ha sido vetado por Podemos.

Volvamos al plurinacionalismo de Sánchez que los líos entre los medios de comunicación y la política es un camino lleno de tiranteces y con este calor conviene algo más ligero.

Este nuevo PSOE con su caudillo a la cabeza entronizado por las bases, hay que ver lo que rechina mezclar en la misma frase caudillo, entronizar y PSOE, habla de convertir a España en un Estado plurinacional.

Plurinacionalismo es la fórmula magistral del nuevo PSOE, ése que ha decidido que la izquierda es suya para tratar de evitar que los votantes se confundan entre los morados y los de la rosa, con la que hacerle un guiño disimulado a los independentistas catalanes.

Ya estamos nombrando a la bicha, si es que somos lo peor de lo peor.

Puigdemont y los independentistas están por la labor de celebrar el referéndum por la independencia de Catalunya el 1-O pasándose por el forro la legalidad del mismo. Rajoy como de costumbre ante este disparate hace como que ni lo ve ni lo oye en su fidelidad al dontrancredismo, lo cual es aprovechado por el oportunista y populista Sánchez para hacerse un hueco en esto del liderazgo en política a costa de mejorar el encaje de la cuestión catalana con una palabra inocua como plurinacionalismo.

El Estado plurinacional que Sánchez intenta meternos en la cabeza puede que contente a los independentistas, ya sabemos que son algo cortitos de entendederas; que le haga gracia a los de Rajoy porque está en su línea de nadar entre dos aguas, que los morados crean que les viene a dar a la razón respecto de su apoyo al dichoso referéndum independentista, pero realmente no es más que una palabra que carece de contenido jurídico alguno.

Por cierto, y para ir terminando, el palabro en cuestión no lo ha inventado el nuevo caudillo socialista, se lo ha tomado prestado a Rubalcaba de los tiempos en los que el químico ejerció de Secretario General.

Galiana

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Aprendiendo palabras nuevas

  1. Carta abierta al ‘mundo político’
    Deberían tomar nota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s