El veranito calentito de Sánchez

En el PSOE tras el 39 Congreso toca ordenarse y reparar las heridas que dejó la guerra civil entre el aparato del partido y Pedro Sánchez.

Por partes, que cuando toca meterse en Ferraz se recomienda tener la cabeza despejada y con este calor es complicado.

Los barones pueden perdonar, en el hipotético caso que lo hagan, pero olvidar nunca jamás. Todavía les escuece lo que no está escrito el habérsela tenido que envainar cuando la militancia les dijo que eso de echar al Secretario General por la puerta de atrás y a hurtadillas iba a ser que no. La apuesta de Susana Díaz no funcionó porque la lideresa andaluza solo lo es Despeñaperros abajo, y el tiro de seguir controlandolo todo les salió por la culata. Ojo, que ellos siguen enredando con Eduardo Madina, una pena porque este chico apuntaba maneras pero los barones se han cargado el futuro del joven político vasco.

Tras el 39 Congreso socialista Pedro no puede ni debe bajar la guardia. Es de suponer que la lección la tiene aprendida, pero cualquiera sabe porque este hombre gira más que una peonza.

El actual Secretario General de los socialistas tiene por delante un complicado panorama dentro y fuera de su partido con lo que el calor lo va a tener que sofocar a golpe de aire acondicionado en su despacho de Ferraz en lugar de lucir palmito en la playa.

Lo primero que debe hacer es terminar de sofocar los conatos internos de mandarle a casa. Parece que están apagados pero ya se sabe que donde quedan rescoldos siempre puede regresar el fuego. Para ello ha colocado cerca a Fernández Vara y a López, del primero no debería fiarse ni un pelo porque es de los que da puñaladas por la espalda a lo bestia, el segundo es un hombre de consenso, sí, pero también del partido.

Fuera de Ferraz las cuestiones candentes son como para salir corriendo.

A corto plazo la cuestión catalana está ahí, golpeando como un martillo pilón.

Los catalanes están por la labor de que el 1-O se lleve a cabo el dichoso referéndum sobre su independencia. Sánchez debe evitar que el gobierno de Rajoy convierta en mártires a los independentistas, y eso fácil no es habida cuenta que desde Moncloa algunos quieren imponer el 155 en plan aquí estoy yo.

Una reforma constitucional exprés en los artículos relacionados con la configuración del territorio sería lo ideal, pero no hay ni tiempo ni ganas. El tiempo si uno quiere se puede estirar como un chicle, pero las ganas hay que hacerlas conjugando el verbo conciliar de todas la maneras, y ya empezamos poniendo problemas.

Conciliar supone que Unidos Podemos y el PSOE empiecen a remar juntos, parece que Sánchez e Iglesias están por la labor, pero falta Ciudadanos, y venga que ya tenemos el siguiente lío servido. Rivera y el líder de los morados no se pueden ni ver, un estilo Sánchez y Rajoy.

El Secretario General del PSOE parece que va a tener un verano con mucho trabajo, pero todo el mundo tranquilo que se irá de vacaciones como Dios manda, y si a la vuelta los suyos puede que le hayan hecho la cama como el pasado año, pero no pasa nada porque Sánchez es especialista en regresar a la casilla de salida.

Galiana

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El veranito calentito de Sánchez

  1. Ay…sigue sin cerrarse el tema…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s