Los problemas del PP con la casualidad

Las casualidades no existen, y en política mucho menos, salvo que seas del PP en cuyo caso vives en una constante y eterna casualidad.

No sabemos si será casualidad o no pero, desde la detención de Ignacio González y la más que obligada dimisión de Aguirre, las casualidades se le amontonan al PP de qué manera.

No sabemos si será o no casualidad pero la declaración chulesca de Granados desde la cárcel de Extremera, hace más o menos un año, para la comisión que investiga la trama de corrupción en la Asamblea de Madrid estuvo plagada de amenazas sobre tirar de la manta.

Casualidades de la vida, después se inician las investigaciones, con escuchas incluidas, a Ignacio González. Tras las mismas el Ex Presidente de la Comunidad de Madrid está en la cárcel de Soto del Real acusado de presuntos delitos de organización criminal, prevaricación, malversación, blanqueo, fraude y falsificación documental.

Volviendo a Granados. El Juez de la Púnica ha estimado que éste, después de más de dos años en prisión preventiva por negarse a colaborar con la Justicia, si paga una fianza de 400.000 euros puede irse a casa como ya hicieran en su momento Bárcenas, Correa y compañía. Debe ser que ha colaborado con la Justicia, y la detención de González debe ser una casualidad.

Granados en casa por colaborar con la Justicia. González sin saber qué hacer porque quiere estar en la boda de su hija prevista para septiembre y sabe el precio que eso tiene. El aguirrismo borrado del mapa, el ascenso al Olimpo de Cifuentes en marcha. Hay que joderse como son las mujeres del PP, no hacen más que molestar a Soraya, ella que aspira a relevar a Rajoy cuando toque, tenía más que suficiente con la trepa de Cospedal. Ahora tiene que soportar a la pegajosa de Cifuentes.

Casualidad o no, hay dos informes de la UCO que ponen en duda la honestidad de la Presidenta de la Comunidad de Madrid. Ella que va de íntegra por la vida y de ser la campeona contra la corrupción.

Todo esto podría parecer una pelea de gatas en Génova, pero cuidado, porque el nombre del todopoderoso Gallardón empieza a sonar con demasiada fuerza en todo el sucio entramado de corrupción del Canal de Isabel II.

Al PP ver como el pasado glorioso de Gallardón puede llevar una mancha, y como el futuro que representa Cifuentes también, no le gusta un pelo. Pero seguro que todo esto no son más que casualidades.

A toda esta montonera de casualidades habría que sumar que el Juez Velasco, instructor de las tramas Púnica y Lezo, y quien se llevó por delante a Pedro Antonio Sánchez en Murcia, ha sido ascendido a la Sala de Apelaciones. Convendría recordar que Ignacio González explicó en unas grabaciones como el PP para quitarse de enmedio a un juez tocapelotas le ascendía o le mandaba a la Conchichina, con lo que debe ser pura casualidad lo que le ha pasado al juez Velasco.

Está claro que en el PP no tienen problemas con la corrupción, ni con su interferencia descarada en temas de Justicia, donde de verdad tienen que hacérselo mirar es en cuestión de casualidades.

Galiana

 

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los problemas del PP con la casualidad

  1. Pingback: Los problemas del PP con la casualidad – Manuel Aguilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s