Uso y abuso de la dignidad

Según el diccionario de la Real Academia Española el vocablo “dignidad” hace referencia a digno, lo que viene siendo ser merecedor de algo. Partiendo de esta definición convendría denunciar cómo algunos políticos de este país no usan correctamente dicho vocablo, ya que lo hacen como justificación, que no merecimiento, de sus acciones.

Hasta el moño estamos del tema de la independencia de Catalunya, porque cansino es un rato. Sin entrar en si se debía convocar un referéndum o no, en si Rajoy debería haber afrontado la cuestión de otra manera, pensemos en cómo se ha utilizado en este asunto la palabra dignidad. Los que abogan por la secesión de Catalunya del Estado español dicen que se han liado la manta del independentismo a la cabeza por dignidad. Atendiendo a la definición de la RAE los soberanistas lo que quieren decir es que los catalanes merecen ser un Estado independiente de España. ¿Alguien puede explicar qué razones o motivos les hacen ser merecedores de tal cosas?

Dejemos a un lado la cuestión catalana que no es conveniente echar más leña a un fuego ya de por si incontrolable, que en cuanto uno levanta la mano diciendo que va de apagafuegos resulta ser un pirómano disfrazado de bombero.

Otro de los políticos a los que el término dignidad no se le cae de la boca es a Pablo Iglesias. El líder de la coalición morada, haga lo que haga, siempre lo hace en nombre de la dignidad. La última de sus locuras, la posible moción de censura a Rajoy, es una prueba palpable de ello. El líder de Podemos amenaza con poner en marcha la dicha moción de marras en base a la dignidad.

A estas alturas de la película y con lo que ha llovido pensar en Rajoy como merecedor de ser presidente del gobierno es absurdo, a las claras está que no. Ahora bien, alguien debería recordarle a Iglesias que en su momento tuvo en su mano la solución, solo tenía que haber apoyado un gobierno de Pedro Sánchez, cosa que no hizo según él por dignidad.

Tanto usa el líder de Podemos la palabra dignidad que nos lleva a pensar que no tiene ni idea de su significado. Dignidad no es querer ser el perejil de todas las salsas, no es el pretender ser el ombligo del mundo, y por supuesto tampoco es intentar destruir al PSOE a toda costa.

Respecto de este tema la convocatoria el 20 de mayo a una concentración para ver si el personal de a pie apoya su moción de censura confirma que realmente lo que le importa es hacer luz de gas al PSOE. Lo de mandar al PP a la mierda, utilizando su vocabulario, realmente se la bufa.

Dicho todo esto, los independentistas, los podemitas y cualquier otro político que pretenda poner en su boca la palabra dignidad para justificar sus acción convendría se lo fuera pensando un poquito. Los paganinis de la fiesta podríamos, por dignidad, indignarnos y montar tremendo follón.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Uso y abuso de la dignidad

  1. Lo que ocurre es que se olvidan de nuestra dignidad, como bien dices los que somos los paganinis de toda esta indecencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s