España, país para corruptos

Vivir en un país donde los de a pie sabemos que nuestros políticos nos mienten constantemente y aceptar sin más todo cuando dicen o hacen es una locura.

Como a los españoles nos va lo de dar un triple salto mortal sin red, en lugar de montar la de Dios es Cristo cada vez que esta panda que dicen ser servidores públicos se sirven de lo público descaradamente, nos dedicamos a defenderles alegando que no están obligados a decir verdad tal y como dispone el artículo 520.2 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. ¿Alguien entiende algo? Para los que de leyes no entiendan pero les guste el cine americano, el asuntillo ese de acogerse a la Quinta Enmienda.

Llevamos años viendo cómo muchos políticos han convertido el dinero público en privado, más concretamente en su dinero. Casos como la Gürtel nos deberían poner los pelos como escarpias, sea la trama de Valencia como la de Madrid. Los madrileños han sido estafados también por la Púnica encabezada por el que fuera Consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid bajo el mandato de Esperanza Aguirre, Francisco Granados, preso en espera de juicio en Extremera, y por su Expresidente de gobierno Ignacio González, preso en Soto del Real tras la operación Lezo. En Catalunya los años y las cantidades que la familia Pujol/Ferrusola ha afanado a los catalanes son descomunales, el mayor de sus hijos está en la cárcel y veremos si alguno más no le acompaña.

Todos estos políticos y alguno más, para hacer lo que han hecho, o lo que supuestamente han hecho, han tenido que contar con los empresarios, a los cuales no les parecía nada mal eso de pagar una comisión a cambio de conseguir el negocio de su vida.

Los empresarios que aceptaban las propuestas de los políticos, o los que las proponían que nunca se sabe que fue antes el huevo o la gallina, están siendo investigados por la Fiscalía Anticorrupción, a pesar de las maniobras del Fiscal Jefe Moix, y antes o después pagarán por lo que han hecho porque la fiscalía funciona, con lentitud pero lo hace.

Un pequeño inciso antes de seguir con lo nuestro: ¿los empresarios que tuvieron que cerrar sus empresas, dejando en la calle a un buen número de trabajadores, porque no quisieron participar de lo que se conoce como la trama del 3% van a ser compensados por lo que perdieron o sencillamente pasaron a mejor vida sin un miserable reconocimiento por parte de nadie?

Volvamos a cómo políticos y empresarios han abrazado la religión de la corrupción, y como si se tratase de piojos no hay manera de acabar con ellos.

La madre de todas las cuestiones es: ¿Hasta qué punto los españoles estamos dispuestos a aceptar tener políticos llenándose los bolsillos con nuestro dinero y un empresario dispuesto a entrar en el juego?

No, los españoles no tenemos porque tragar con nada de esto. Deberíamos, ya que tanto nos gusta parecernos a los norteamericanos, hacer como en los tiempos del Far West. Untar de brea caliente, emplumar y pasear a modo de escarnio público a los que abusando de su poder han hecho trampas sean políticos o empresarios.

Galiana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a España, país para corruptos

  1. Buena reflexión, pero cuidado con lo del Far West, que mira cómo andan por allí, cada uno con su arma. Saludos !

  2. Pingback: España, país para corruptos – Manuel Aguilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s