Responsabilidad, ¿de qué?

A Rajoy en estos días no se le cae de la boca la palabra responsabilidad, lo cual sería aplaudible si se la exigiera a sí mismo, a su gobierno o su partido, pero va a ser que no. Para él la responsabilidad siempre es de los otros, y en ello está incluida la Oposición.

El Presidente del gobierno exige responsabilidad al resto de grupos parlamentarios alegando que ello nos garantizaría estabilidad política. Rajoy confunde términos, como casi siempre. Alguien debería hacerle ver que la estabilidad de su gobierno no tiene que ver con la estabilidad política del país, ni con la credibilidad que su gobierno y no el país tenga en los foros internacionales.

Por partes, que para ser lunes ya estamos mezclando demasiados conceptos y luego nos puede pasar como a Rajoy, que soltamos un absurdo: “Una España a la que 75 millones de españoles vienen cada año, por algo será” y similares lindezas con las que obsequiar al personal por no pensar antes de hablar.

La estabilidad política del país en este momento no se cuestiona. Salvo que nos apetezca tocar las narices al personal y traigamos a colación el tema del independentismo en Catalunya, pero como diría Pujol: “Avui, això no toca”.

Dejando a un lado el procés catalá, que ya es, lo que Rajoy quiere decir al hablar de estabilidad política es estabilidad de su gobierno.

La estabilidad de su gobierno depende de varios factores, pero sobre todo y el más importante que a él no le apetece lo más mínimo otra campaña electoral pasado el verano. Ir de campaña le resulta pesado, largo, aburrido, le incomodan sobremanera, y hasta le hastían. Más o menos como al resto de españoles, a los que solo con pensar en tener que ir de nuevo al colegio electoral o ver las calles empapeladas con los caretos de los mismos líderes políticos nos produce sarpullido.

A Rajoy lo que de verdad le pone es ver como la Oposición en bloque se baja los pantalones y se pone mirando a Cuenca cada vez que él tose. Amigo, lo que tiene gobernar en minoría es que el resto de grupos parlamentarios no traga lo que le eches sin más.

Alguien debería recordarle al Presidente del gobierno que 137 diputados dan para lo que dan. Sobre todo cuando a sus socios de gobierno, Ciudadanos, cualquier día de estos se le va a descoyuntar el cuello de tanto como lo giran, ¡ni los búhos!

Rajoy quiere estabilidad de su gobierno no solo por la pesadez de tener que volver a disolver las Cortes, ir de campaña electoral, y todo que le sigue sino porque la UE le escupiría en la cara que lo de abonarse al dontancredismo no hace avanzar a un país, es una solución momentánea que parchea, sí, pero no están los tiempos para hacer apaños sino para soluciones definitiva.

El viernes Rajoy tiene que presentar las cuentas. Tiene el apoyo relativo de Ciudadanos, el PSOE cuando dice no es que se lo están pensando, y la oposición por sistema de Podemos está más que garantizada.

Con estos mimbres lo de ser responsable y/o exigirlo es complicado no, lo siguiente.

Galiana

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Responsabilidad, ¿de qué?

  1. Se me ponen los pelos como escarpias, solo pensar que este cenutrio sigue y seguirá en el Gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s