¡Vaya cuatro patas para un banco!

Rajoy está más solo que la una. ¿Cómo se las va a ingeniar para aprobar los Presupuesto Generales del Estado? Ésos que el verano pasado era tan importante entregar en Bruselas antes de octubre de 2016.

En los cinco meses que lleva gobernando no ha presentado en el Congreso ni una sola propuesta de ley. Es consciente que de hacerlo el resto de grupos parlamentarios se las tumbarían con un chasquido de dedos, porque, a qué negarlo, le tienen ganas.

Más allá de las ganas que le tenga la Oposición, lo cual es normal cuando se gobierna en minoría, el gobierno de Rajoy cojea del mismo pie que el anterior, la falta de diálogo. Este empecinamiento en no querer conjugar el verbo pactar con el resto de grupos parlamentarios para por lo menos sacar adelante alguna iniciativa, o evitar que se paralicen otras, a los españolitos de a pie nos está costando la friolera de una multa impuesta por la UE de 23 millones de euros por no aplicar la normativa europea en el tema de la estiba.

Esta parálisis que sufre el país no es solo achacable al gobierno de Rajoy al 100% ya que el resto de partidos aporta su granito de arena.

En el PSOE no terminan de mirarse el ombligo. Primarias arriba, primarias abajo, candidato fulano, mengano o zutano, el caso es que están más a lo suyo que a lo de los de a pie. Se refugian en el mantra de estar haciendo una oposición responsable, y así les está luciendo el pelo a ellos y por ende a los españoles.

Desde el día que Albert Rivera descubrió que lo suyo era marcarse un veleta día sí día también, ha hecho del concepto volubilidad todo un arte. Ciudadanos por la mañana se encama a muerte con Rajoy, a media tarde está como loco por salir corriendo y a medianoche niega al PP tres veces como Pedro a Jesús. Con esta actitud el gobierno entretenido está, nunca sabe si habrá bloqueo o no. Entre ellos la diversión la tienen garantizada, ahora los de a pie nos acordamos de la madre de todos, si lo que quieren es pasar un rato que se busquen un circo que no sea el nuestro.

Pablo Iglesias y los suyos todo lo que sea actitudes macarriles en el Congreso les pone lo que no está escrito. Todavía no se han dado cuenta que lo de ir de chicos malos de la clase da cierta fama, pero con eso no se vive eternamente. Con su actitud lo único que consiguen es que el país reciba de nota media un necesita mejorar en vez de un progresa adecuadamente que es, a la postre, de lo que va la vaina.

En resumen, tenemos un gobierno en plan yo, mi, me, conmigo; un PSOE con un desierto por delante que atravesar, Ciudadanos girando como las veletas, y Podemos repeinándose el tupé. Así lo único que nos queda es salir corriendo porque el 31 de marzo las cuentas del Estado ni están ni se las espera.

Galiana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¡Vaya cuatro patas para un banco!

  1. Pingback: ¡Vaya cuatro patas para un banco! – Manuel Aguilar

  2. ¿Esta situación abocará a unas salidas de pata de banco?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s