Ni vieja, ni nueva, simplemente política

Los llamados nuevos partidos políticos, los que el personal encumbró y llevó en volandas hasta las mismas puertas del Olimpo, han resultado ser más de lo mismo. Se les colgó la vitola de “regeneración política” y el tiempo ha venido a demostrar que no entienden ninguno de los dos conceptos.

Podemos y Ciudadanos adolecen, lamentablemente, de los mismos defectos que los partidos que integran la llamada “vieja política”, y lo peor es que no tienen visos de enmendar la plana.

Dejando a un lado el tema de si la política es sencillamente política, sin prestarse a llevar el apellido de nueva o vieja, la cuestión es que estas formaciones políticas cada día defraudan más a sus seguidores con comportamientos viejunos, gastados y de sobra conocidos.

Este comportamiento tan de toda la vida tiene que ver con posicionarse tras PP y PSOE, y en esta carrera por ver quién la tiene más larga caen en los mismos tópicos ridículos y absurdos de la vieja política, incluido el enfrentamiento entre ellos.

Este negarse mutuamente el pan y a sal les hace cometer no pocos errores. El último y más reciente está relacionado con el asunto del presidente de la Región de Murcia. Los de Albert Rivera tenían que haber mandado a su casa a Pedro Antonio Sánchez en el mismo momento que éste fue imputado por el Caso Auditorio, en base a lo dispuesto por el pacto de investidura el líder del PP murciano. Rajoy y los suyos saben que antes de mirar a Podemos y hacerles una moción de censura junto con el PSOE, se subirán al carro del dontrancredismo que tan buenos resultados les da a los populares.

Ciudadanos rehúye a los de Pablo Iglesias como a la peste y viceversa, aunque algunas veces por postureo hagan como que no. Los morados, todo hay que decirlo, no tienen clase ninguna a la hora de solucionar conflictos, cuando surge uno están resultado ser pelín agresivos, con lo que es normal que los de Albert Rivera, tan pijos y atildados ellos, no quieran tener nada que ver.

A Podemos les va la marcha, les gusta ser el perejil de todas las salsas y si para ello tienen que enseñar su peor cara no les duelen prendas el hacerlo, se la refanfinfla llevar colgado el cartelito de “macarras”.

Por si no tenían suficiente con los enfrentamientos con el PSOE (es lo que tiene querer ocupar su espacio político) y enseñarles los dientes a los de Ciudadanos cada vez que éstos les roban sus cinco minutos de gloria, han añadido a su currículum de enemistades una más, la APM (Asociación de la Prensa de Madrid). Por lo visto las formas con las que son tratados algunos periodistas podrían ser catalogadas de prácticas mafiosas. Pruebas, lo que se dice pruebas, de estas malas artes la APM no las pone sobre la mesa de un juzgado, ella sabrá por qué.

En vista de todo esto tenemos a Ciudadanos que se apunta al dontacredismo como forma de solventar los conflictos que tiene con su socio el PP, con lo que el tufillo a vieja política sigue ahí. Y a Podemos que se apunta al manido y mafiosillo asunto de presionar a los medios de comunicación como desde tiempos inmemoriales han venido haciendo PP y PSOE.

Galiana

 

 

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ni vieja, ni nueva, simplemente política

  1. Efectivamente, nada nuevo en la política y ello acaba como siempre, les importamos un carajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s