¿Está la UE “finiquitada”?

avatar columna de opinión galiana 2016

La UE desde el principio fue una milonga, bien vendida, pero al fin y al cabo una milonga. Durante años se nos llenó la cabeza con que estar dentro de ella era lo mejor que a ningún país le podía suceder. El anzuelo que nos ponían era jugoso, el rumbo del mundo era la globalización y mejor todos a una juntos que cada cual por su lado. Por si todo esto no nos convencía, se nos cegó con la idea de pertenecer a una “especie de país” que pudiera tutear a los todopoderosos EEUU, y ante eso quien es el guapo que dice “yo no”.

La cuestión es que mientras todo era color de rosa el personal encantado de pertenecer a la UE. Es más, las ayudas que se le daban a los países menos favorecidos, causalmente los del sur de Europa, venían que ni pintadas para sacar adelante economías que estaban al borde del abismo, incluida la española.

El tema es que la crisis del 2008 ha venido a sacarnos, de golpe, a todos del sueño idílico de la UE. Bruselas en lugar de coser fuertemente unos países con otros solo los había hilvanado, y cuando vinieron los tiempos duros las costuras se hicieron añicos.

Los países ricos como Alemania, Gran Bretaña o Francia intentaron dar una respuesta a lo que estaba sucediendo. Sus recetas no funcionaron como ellos esperaban.

Al caos en materia de economía que tenían se le unió el de los refugiados sirios y la negativa de los países del Este a dejar que estas personas atravesaran sus fronteras en busca de una salida.

La UE intentó subirse al carro del dontrancredismo que tan bien le estaba funcionando a Rajoy en España, pero los españoles como los italianos sobrevivimos de un modo peculiar, tanto que exportar la forma en lo que lo hacemos solo funciona con nosotros. El inmovilismo político puesto en práctica por Bruselas les tocó “la moral” a los ingleses de tal manera que han acabado por marcarse un “Brexit” enseñando el dedo corazón a Alemania, Francia y compañía.

El futuro de la UE se tambalea más que un tentetieso. La horquilla en la que se mueve va desde volver a los orígenes, es decir no ser más que un tratado de comercio donde se aplique el Tratado de Maastricht, y dando gracias, hasta la Europa de las dos velocidades con brecha económica más que importante entre los países del norte y los del sur.

De momento en Bruselas asumen que no han sabido gestionar nada de lo que ha pasado desde 2008, que se han equivocado en todo o en casi todo, que no han sabido responder a las expectativas que se tenía en ella.

Entonar el mea culpa ante el desastre está muy bien, es un paso importante, pero ahora tocaría dejarse de dar golpes en el pecho y arremangarse. Y ahí es donde vuelve a fallar la UE.

Hace 10 años los europeos confiaban ciegamente en Bruselas, hoy mejor no preguntar sobre la UE, y mucho menos hacer una encuesta sobre cuál será el futuro de la misma porque podemos salir bastante mal parados.

Galiana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Está la UE “finiquitada”?

  1. Esto es lógico que esté ocurriendo ya que siempre hubo dos velocidades y lo más importante que los dirigentes en bruselas han sido y siguen siendo unos cenutrios.

  2. Pingback: ¿Está la UE “finiquitada”? – Manuel Aguilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s