San Valentín, el PP y Podemos

avatar columna de opinión galiana 2016

San Valentín va a tener trabajo extra este fin de semana, no va a dar a basto entre el congreso del PP y la Asamblea de Podemos.

En el PP sentó como una patada en el cielo de la boca que Pablo Iglesias pusiera la asamblea de los podemitas en el fin de semana que ellos habían elegido para organizar el congreso que mostraría al mundo que son los mejores, bueno y qué. Tal y como se están desarrollando los acontecimientos están encantados con la idea. Los morados tienen la intención de lavar en público sus trapos sucios, más que de costumbre, con lo que si llegara el caso le pondrán sordina a los posibles problemas que puedan sacar a la luz los de la gaviota.

Los problemas con los que llega Podemos a Vistalegre II los conocemos todos. Un complejo de Peter Pan impropio de una formación política que está en las instituciones, la egolatría de Pablo Iglesias, el aquí estoy yo de Íñigo Errejón, y el afán de protagonismo de Carolina Bescansa pueden dar al traste con el partido con todas las consecuencias que ello supondría.

El domingo veremos quién se va a casa con el rabo entre las piernas en Podemos mientras el PP nos venderá que su congreso ha sido fetén.

Rajoy va a ser alabado mucho más que en el Congreso de Valencia, va a ser tan empalagoso que la tasa de subidas de glucosa están garantizadas, sobre todo a quienes discrepan de sus formas.

Entre las voces discordantes está la de Cifuentes. La Presidenta de la comunidad de Madrid es la abanderada de implantar primarias en el partido, y cuenta con el apoyo de un sector minoritario pero que está haciendo mucho ruido. En Madrid el partido está dividido por culpa de Esperanza Aguirre. La que fuera lideresa de los madrileños se niega a reconocer que se le ha pasado el tiempo, que con sus “batracios” inmersos en procesos judiciales diversos ha perdido una gran parte de poder.

Junto al intento de cambiar los estatutos del partido para instalar primarias está la idea de acortar el tiempo de los mandatos. En los acuerdos con Ciudadanos para la investidura de Rajoy hay un punto referido a esta cuestión sobre que no más de dos mandatos, y eso al actual líder de los populares no le gusta nada.

Respecto del verbo mandar hay que entroncarlo directamente con el de acumulación de cargos. En el Congreso de este fin de semana la pelea soto voce entre Cospedal, que pretende mantener todos los cargos que ocupa, y Sáenz de Santamaría, que no soporta ver el poder que tiene la actual Secretaria General, va a ser digna de presenciar. Lástima que vaya a tener lugar en las cloacas del partido y los de a pie nos tengamos que perder el enfrentamiento, con lo que nos gusta una buena pelea de gatas.

Fin de semana previo a San Valentín. Cupido se va a pegar una jartá de lanzar flechas en Génova, tantas que en el carcaj no le van a quedar para Vistalegre II.

Galiana

 

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a San Valentín, el PP y Podemos

  1. Pingback: San Valentín, el PP y Podemos – Manuel Aguilar

  2. Habrá que pensar en llevarle a Cupido carcaj de suplemento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s