Los problemas del Tribunal Supremo

avatar columna de opinión galiana 2016

En este país estamos teniendo problemas con la libertad de expresión. Nos creemos con derecho a decir lo que nos venga en gana, cuando nos venga en gana y donde nos venga en gana, sin pararnos a pensar que nuestra libertad acaba donde empieza la del prójimo. Luego cuando nos pintan la cara se nos pone actitud de dignos, organizamos tremenda zapatiesta enarbolando la bandera de la libertad de expresión para justificar lo injustificable.

Despacito y buena letra que en estos temas el asunto no es nunca baladí, hay que explicarlo muy bien porque los detractores y defensores sacan las garras directas a la yugular.

El Tribunal Supremo ha intentado delimitar el derecho la libertad de expresión, con una polémica y más que discutible sentencia. En la misma se condena a César Strawberry, líder de la banda Def con Dos, a un año de prisión por el delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación de las víctimas por escribir en Twitter lindezas de pésimo gusto como: “el fascismo sin complejos de Aguirre me hace añorar hasta los GRAPO”, “a Ortega Lara habría que secuestrarle ahora”, “Street Fighter, edición post ETA: Ortega Lara versus Eduardo Madina”, “Franco, Serrano Suñer, Arias Navarro, Fraga, Blas Piñar… Si no les das lo que a Carrero Blanco, la longevidad se pone siempre de su lado”.

Días antes que esto sucediera la Fiscalía de la Audiencia Nacional se descolgó pidiendo dos años y medio de cárcel, tres de libertad vigilada y ocho y medio de inhabilitación absoluta, a una estudiante de 21 años que publicó 13 mensajes en Twitter por hacer chistes de dudoso gusto sobre el asesinato de Carrero Blanco por la banda terrorista ETA.

En ambos casos los autores de los tuits ejercían su libertad de expresión, ciertamente. Nos guste o no, el ejercicio de este derecho lleva implícito el poder decir groserías, el reírse de todo tipo de situaciones, sin importar si con ello se es desconsiderado con las personas que se ven afectadas por sus inoportunas gracietas de turno.

El hecho de que el Tribunal Supremo haya entrado al trapo para poner freno a las ocurrencias de determinados individuos en las redes sociales lleva implícito el querer delimitar un derecho fundamental, y con la iglesia hemos topado, amigo Sancho.

Si persigue con ello dar una sentencia ejemplarizante, lo único que ha dejado claro es que le gusta meterse en todos los charcos aunque sea cometiendo disparates jurídicos. Con su sentencia no va a amedrentar a la caterva de descerebrados que pululan por la redes sociales diciendo sandeces al amparo de la libertad de expresión, todo lo contrario. Les ha dado esa notoriedad que buscan, esos diez minutos de fama por los que tanto abogaba Andy Warhol.

Sin ánimo de ofender a nadie, el Supremo está para otro tipo de asuntos. Como empiece a estar a estos temas va a tener trabajo por un tubo con determinados periodistas en determinados medios de comunicación a los que el insulto y la falacia no se les caen de la boca por lo que fijo son carne de Supremo.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los problemas del Tribunal Supremo

  1. Pingback: Los problemas del Tribunal Supremo – Manuel Aguilar

  2. Tienes razón, es LA PESTICIA.

  3. El TS, parece ser que no se mete con determinados periodistas y programas que insultan contínuamente a todo el mundo, con esos no se mete ni sentencia nada. ¿Dónde está la justicia? Esa que el actual Jefe de Estado dice que es igual para todos. Por dior…qué sufrimiento tengo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s