Podemos al borde de la guerra civil

avatar columna de opinión galiana 2016

Los tiempos en esta nueva política nacida al albor del 15M y de la crisis marcan un devenir extraño.

Podemos, que parecía iba a comerse el mundo, comenzando con el PSOE, está pasando por una situación que nadie hubiera imaginado. La guerra entre Iglesias y Errejón no es por ver quien lidera la formación morada, va mucho más allá de eso. El enfrentamiento entre ellos está provocando una fractura de dimensiones a tener en cuenta, muy en cuenta. De aquí a la celebración de la Asamblea Vistalegre II para la renovación de los órganos de dirección, vamos a ser testigos de la desintegración de una partido que arrastrado por una adolescencia incontrolada y rebelde no tiene muy claro lo que quiere, o bien va a madurar de golpe asentando la cabeza de una puñetera vez.

Hace un par de años el destino de Podemos nos la hubiera traído al pairo, pero son una formación política con cierta entidad en el Parlamento, y todo lo que tengan a bien decidir nos afecta a todos, seamos o no simpatizantes, votantes o militantes de la formación morada.

Los errejonistas son conscientes que no van a apear a Iglesias del poder, tampoco es eso lo que van buscando. Quieren que su Secretario General no sea un líder mesiánico, que represente un proyecto de futuro.

Los pablistas son férreos defensores del liderazgo de Iglesias. No se paran a pensar si su actual Secretario General tiene un proyecto que vaya más allá de hacer ver a todos el mundo que el bipartidismo sigue existiendo solo que ha cambiado de actor, ahora es entre Podemos y el PP.

Los seguidores de Errejón quieren debatir sobre ideas, futuro, proyecto y esas cosas que deberían tener claras, al menos así se lo vendieron a sus votantes las pasadas elecciones, pero que parece ser que no tienen. Para ellos lo importante no son las personas, con lo que el enfrentamiento con Iglesias y los suyos es total, ya que estos apuestan por colocar primero a la gente en los puestos nobles del partido,  luego ya si eso hablamos de lo que de verdad importa.

La postura de Pablo Iglesias demuestra a las claras que para ser líder de una secta es el idóneo. Alguien debería recordarle que Podemos es un partido político y representa en el Congreso a cinco millones de personas.

En febrero en Vistalegre II los podemitas están obligados a redactar una hoja de ruta a seguir en los próximos años. Su actual líder debería entenderlo, aunque sabemos que su egolatría no le permite ver que seguir en el cargo sin un proyecto a futuro no sirve para nada.

La guerra en Podemos está servida, los de a pie asistiremos a un espectáculo absurdo y surrealista en una formación tan joven. Siendo sinceros, cosas peores hemos visto y aquí seguimos. ¿Acaso no es berlanguiano haber asistido en directo a la inmolación del PSOE y a su falta de entendimiento para ponerse en pie? ¿No tiene tintes almodovarianos que Rajoy siga al frente del PP sin que la corrupción de su partido le haya pasado factura? ¿Cómo es que ni Dios le hace entender a Ciudadanos que el PP le engañó al firmar las 150 medidas famosas de la investidura?

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Podemos al borde de la guerra civil

  1. Seguimos con las guerras internas de los partidos, pero hay un partido que tenemos que ganar y no nos dejan a los de a pie.
    ¿Resignación?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s