La tentación del populismo

avatar columna de opinión galiana 2016

Para los que piensen que el populismo es flor de un día que se vayan quitando la idea de la cabeza porque no es una moda pasajera. Es un problema complejo que está desplegando sus alas en medio mundo con suerte desigual, y que no afecta igual a unos países que a otros.

La crisis social, institucional y económica que arrastramos desde el 2008 ha sido, y está siendo, demasiado larga, tanto que las consecuencias las veremos a un plazo largo, el auge de los partidos denominados populistas es una de ellas.

Dicho todo esto ¿qué es el populismo? ¿Entendemos como tal todos aquellos partidos que han emergido tanto en España como en el resto del mundo como consecuencia de la crisis? La respuesta es mucho más compleja que decir un simple sí o no. No todas las formaciones políticas nuevas son populistas, ni los denominados partidos tradicionalistas están a salvo del populismo.

El renacimiento de la extrema derecha en Europa es un fenómeno al que no debemos dejar de prestar atención. Por mucho que en Austria le hayan contenido tenemos que en Francia el asunto se les está yendo de las manos, en Italia la caída de Renzzi está poniendo sobre el tapete la intención de abrazar el populismo radical, y a los ingleses y su “brexit” ni mentarles.

En España el fenómeno populista, hasta la fecha, está yendo por derroteros diferentes. Aquí la extrema derecha es insignificante, aunque no permanecemos ajenos al populismo.

Es cierto que Podemos está considerado como un partido populista, y no es fácil desprenderse de esa etiqueta dado que Pablo Iglesias ejerce como un líder mesiánico entre los suyos. Podemos juega al populismo, y gracias a él ha entrado en las instituciones, pero no es el único que le tiene como dogma de fe.

El PP, partido clásico donde los haya, no está al margen de populismo. ¿Acaso Esperanza Aguirre plantada en medio de la Gran Vía madrileña lanzando proclamas contra la alcaldesa Manuela Carmena por haber peatonalizado ésta en las fiestas navideñas no está siendo populista?

Al PSOE lo de ser populista tampoco es que le pille de lejos. La Gestora no sabe cómo hacer para sacar definitivamente del tablero político al que fuera su último Secretario General. Pedro Sánchez, sigue pretendiendo ejercer de Kennedy pero no es más que un Kent, y se patea las calles de las diferentes ciudades entre selfies y poco más. Si eso no es populismo que venga Dios y lo vea.

La crisis ha traído el populismo, éste la incertidumbre y la inseguridad. Los de a pie tendremos que hacer un esfuerzo por saber dónde queremos ir. Y, cuidado, que ya sabemos lo que trajo la depresión del 29.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La tentación del populismo

  1. Pingback: La tentación del populismo – Manuel Aguilar

  2. Como muy bien dices seguimos en la depresión y eso no quieren ver los partidos que en principio están agusto con lo que está pasando.
    Tengo que volver a decir lo que mi admirado José Luis Sampedro, decía: estamos en el cambio, pero no sabemos qué cambio es.
    No necesitamos mesiánicos, no necesitamos derecha rancia, no necesitamos izquierda imposible, no necesitamos nada de lo que está asentado. Necesitamos a alguien que sepa con certeza qué cambio queremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s