La parte contratante de la primera parte

avatar columna de opinión galiana 2016

En Ciudadanos están aprendiendo que la palabra del PP no tiene valor ninguno. Albert Rivera se jactó de pactar 150 medidas con Génova para desbloquear la situación política y con ello impulsar la investidura de Rajoy como presidente del gobierno. Es tiempo de cumplir y, como de costumbre, el PP se hace “el sueco”.

Por partes, 150 medidas dan para mucho.

Para empezar al PP le gusta poner los muertos sobre la mesa. Está utilizando el fallecimiento de Rita Barberá, cabía esperarlo, para pasarse por el forro la cláusula relativa a qué hacer con los cargos políticos cuando son imputados por haber metido la mano en el cajón de lo público como si se tratase de su propio bolsillo. Ciudadanos exigió que quien estuviera imputado por caso de corrupción fuera apartado del cargo que ocupase ipso facto, el PP dijo “sí, sí, lo que tu digas”, pero estaba pensando “firma, que luego haremos lo que nos dé la gana”. Cierto que Barberá fue obligada a irse a su casa porque entonces fue incluida en el Caso Taula, pero lo de usarla para que la cláusula quede en agua de borrajas es una falta de respeto a quien fuera alcaldesa de Valencia.

Podríamos considerar el asunto de apartar del cargo a los corruptos un tema menor, ya nos vale, pero es que el PP tampoco ha cumplido con lo referente a Hacienda.

Entre las 150 medidas se incluía que el Ministerio de Economía se comprometía a la subida del techo de gasto. Montoro ya se ha encargado de decir que va a ser más bien lo contrario, el recorte va rondar los 5.000 millones.

Sigamos con los incumplimientos, estos relativos a la reclamación del 10% de lo que se les perdonó a los defraudadores de Hacienda gracias a la amnistía fiscal de Montoro. El Ministro del ramo no tiene la más mínima intención de pedir a los amnistiados ni un puñetero euro. El incumplimiento de esta cláusula supone que faltaran millones de euros para poder poner en marcha otro porrón de cláusulas firmadas entre Ciudadanos y el PP.

Sobre la eliminación de los indultos a los imputados por corrupción, por salirnos del tema financiero, va a ser que como el de limitar el mandato del Presidente del Gobierno a 8 años, ya si eso.

Ante estos incumplimientos por parte de una de las partes cabría pensar que Albert Rivera y los suyos amenazasen con romper el pacto y que Rajoy se las viera y deseara con una minoría de las buenas, pero que va a ser que les dan un plazo mayor para ver si terminan cumpliendo. ¿No tendrá que ver esto con que en la formación naranja hay primarias?

El pacto que firmó Ciudadanos con el PP nos recuerda a los Hermanos Marx en Una noche en la opera: – Haga el favor de poner atención en la primera cláusula porque es muy importante. Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte. ¿Qué tal, está muy bien, eh?

Galiana

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a La parte contratante de la primera parte

  1. salcofa dijo:

    Pues les ha costado lo suyo por ciudadanos aprender lo que ya hasta los ciegos veían. Lo malo para ellos es que se han dado cuenta del percal demasiado tarde, ahora ya están abocados al fatal destino de ser fagocitados por la inmundicia… que lo disfruten!

  2. Peppo dijo:

    Es que ese partido al que ud se refiere no es nada de fiar. Lo patológicamente curioso es por qué la gente les vota

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s