Con Trump llegó el escándalo

avatar columna de opinión galiana 2016

Con Trump llegó el escándalo, el temor a que el populismo se extienda por medio mundo moviendo los cimientos sobre los que se ha asentado su funcionamiento desde la II Guerra Mundial.

A los Estados que forman la UE, conviene recordar que España es uno de ellos, no les llega la camisa al cuerpo. ¿Hay razones para toda esta tembletera de piernas?

En Bruselas preocupan las relaciones internacionales con la primera potencia del mundo no solo en el aspecto económico, sino también en la posibilidad más que real del incremento de los partidos populistas.

Líderes políticos como Tsipras en Grecia, Grillo en Italia, Le Pen en Francia, Farage en Reino Unido (el preferido de Trump), Petry en Alemania, e Iglesias en España, no gozan del aplauso de los europeistas. Juntos y por separado conforman un peligro para el establishment, y eso no es fácil de asumir por quienes forman lo que viene conociéndose como la casta.

Todos ellos, cada uno en su país, representan a una importante masa de personas que se sienten desafectadas de las políticas europeas. Europeos que están hasta las narices del proyecto europeo, que lo ven como una milonga absurda y extremadamente cara que sirve para poco y menos.

Razones que avalan a los que están dejando de creer en Bruselas no les faltan. Los mandamases europeos se revelaron como incapaces para resolver temas tan importantes como la crisis económica en la que vivimos desde 2008. Mejor no mencionar cómo han afrontado el asunto de los refugiados sirios porque pone los pelos como escarpias pensar que estamos en manos de seres que la humanidad no la han visto ni por el forro.

El triunfo de Trump es una bofetada a la UE. Ésta no puede contrarrestar el efecto que causa porque no dispone de un proyecto a futuro que no vaya más allá de recortar en ayudas a los países que más lo necesitan. Los gerifaltes de Bruselas no tienen ni puñetera idea de cómo hacer crecer a la Unión sin que haya Estados de primera y de segunda.

Esta falta de visión de futuro es lo que está llevando al auge del populismo en el sur de Europa, no olvidemos que es donde con más virulencia se ha producido la crisis y donde con menos fortuna se ha resuelto.

Los líderes populistas con sus discursos demagogos llenan la cabeza de pájaros de las personas que les siguen a pies juntillas, que les hacen creer en la existencia de un maná, pero éste nunca va a llegar porque todo aquello que prometen son ideas imposibles de realizar con las circunstancias que se dan en este momento.

Trump ha llegado al poder, el escándalo está servido, que los dioses sean generosos con nosotros.

Galiana

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Con Trump llegó el escándalo

  1. Pingback: Con Trump llegó el escándalo – Manuel Aguilar

  2. Todo esto es vómito lo que me produce.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s