Entre “porteras” y Tarantino

avatar columna de opinión galiana 2016

Vivimos en un país donde la mitad tiene complejo de “portera”, todo nuestros respetos para quienes ejercen dicha profesión, y la otra mitad trata de emular a Tarantino, esperemos que el director de cine americano no se lo tome a mal. Nos pone el chismorreo más que a un tonto un lápiz, y disfrutamos como guarros en la porquera “haciendo sangre”.

Como se nota que es ya martes, amontonamos las cuestiones mezclando churras con merinas.

En este país hemos convertido la política en una especie de “Sálvame” constante, donde lo importante es “darle a la sin hueso” con los chascarrillos de las diferentes formaciones políticas en lugar de llevarnos las manos a la cabeza ante la falta de planes que todas ellas tienen para afrontar los problemas que este país, que dicho sea de paso son de todos los colores y sabores.

Veamos ejemplos de lo anteriormente expuesto.

Tenemos a un partido que, después de diez meses de aguantar el tipo, continúa en Moncloa. El PP está sentado en el banquillo de los acusados por diferentes tramas de corrupción, y mucho increpar a los “Golfos Apandadores” como si estuviéramos poseídos por Lucifer, pero en lugar de pedirle explicaciones a los “genoveses” hay 8 millones de personas que les siguen votando con lo que les condonan los desmanes cometidos como si nunca hubieran tenido lugar.

Por si hablar de cómo los imputados en el escándalos de las Black, la Gürtel, o la Púnica se gastaban el dinero de todos en viajes de ensueños, prostitutitas o cacerías, no fuera para echar horas pegándole a la hebra, tenemos los líos internos del PSOE.

En Ferraz tenemos dos bandos, los que son leales a la religión del “gatopardismo” y los que apuestan por darle algo de entidad a la palabra cambio. Los primeros van derrotando a los segundos a base de mandarles a tomar viento fresco. De debatir cómo hacer oposición al Gobierno y presentar un programa donde se aporten soluciones a los problemas de los españoles ya si eso.

Con un PSOE que ni está ni se le espera, miremos a Podemos.

Los de Pablo Iglesias son un quiero y no puedo. De ellos sabemos que son los reyes de la adolescencia, con un jefe de la banda que lo de alcanzar la madurez no sabe ni con qué se come. Los de a pie podemos repasar los escándalos en plan enseñar las tetas en un altar, ser juzgados por tuits de pésimo gusto, farfullar con becas, con Hacienda, dar de mamar en el escaño del Congreso… un suma y sigue que no son más que un conjunto de gracietas de niñatos consentidos que quedan bien en la televisión. Los podemitas tienen un programa, es cierto, pero tan plagado de temas irrealizables que mejor ni mencionarlo.

Frente a la adolescencia de Podemos podríamos pensar que Ciudadanos podría representar la madurez, pero esa afición suya de girar como las veletas para donde sopla el viento les resta credibilidad. Albert Rivera es un vendedor de biblias estupendo, pero con eso no se solucionan los problemas del país.

La “salvatización” de la política española es tremenda. Los culpables somos todos, ellos por hacer lo que hacen y nosotros por consentírselo. Sigamos así, que ya vendrán los dioses a solucionar los entuertos que tenemos.

Galiana

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Entre “porteras” y Tarantino

  1. No hay nada mejor que ser una verdadera periodista independiente. Se puede decir más alto, pero no más claro. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s