Bye, bye, Sánchez

avatar columna de opinión galiana 2016

En el PSOE hace tiempo que se olvidaron de ser valientes, son unos cobardes desde el primero al último, aunque deberíamos mencionar que no todos, que algunos si dan la cara y se alejan de posicionamientos cobardes con todo lo que ello conlleva.

Calificar a Sánchez por su acto de renuncia como valiente o cobarde sería una injusticia. El que fuera Secretario General de los socialistas ha sido víctima de sus errores, de la ambición desmedida de otros, de la cobardía de casi todos y de los poderes de quienes de verdad controlan al PSOE.

Respecto de los errores cometidos fueron muchos y de muy diversa índole y ha terminando pagando por ellos. Subestimó el alcance que tenía y tiene la ambiciosa de Susana Díaz, la lideresa andaluza apoyada por una serie de barones que temen ver sus culos fuera de las poltronas que ocupan ha destrozado lo que podía haber sido un nuevo rumbo del socialismo en España con sus aciertos y sus equivocaciones.

Pedro quiso dar un giro de 180 grados al PSOE y éste ha sido de 360, con lo que podría parecer que estamos en el punto de partida, pero es mucho peor, ya que el partido esta fracturado y el “me voy para volver” de Sánchez no es la solución a los problemas que tienen en Ferraz.

Dicho todo esto sería menester pensar que el adiós de Sánchez es un bye, bye sin más pero que nadie se llame a engaños. Lo que ha hecho no ha sido una rendición con su capitulación correspondiente, más bien todo lo contrario, una declaración de guerra contra la Gestora, contra los barones y contra todo aquel o aquella que ha intentado mandarle a casa por la puerta de atrás.

Su renuncia al escaño supone renunciar a su acta de diputado, pero no a sus ideas, ni a lo que prometió a los votantes socialistas. ¿Es eso un símbolo de honorabilidad, de honradez? El honor y la honradez en política, más concretamente en la actual política española, es tan de saldo que poca importancia tiene, no hay más que mirar al Presidente del gobierno que carece de ambas características.

¿Su modo de proceder le habilita para presentarse de nuevo a ser Secretario General del PSOE? El tiempo dirá si lo hace o deja de hacerlo. Ahora bien, que se anden con ojo los barones, la Gestora y los que mandan en el PSOE porque un animal “expulsado” por la manada puede hacer mucho daño. En política como en la vida no debemos olvidar que tu peor enemigo es aquel que duerme contigo, y Sánchez ha dormido, comido e incluso meado con los suyos durante mucho tiempo.

¿Podríamos calificar la actitud de Sánchez como acto de generosidad para con quienes le defendieron hasta el final? Para contestar a esta cuestión deberíamos pensar en cierta teoría conspiranoica en la cual la Gestora y los barones le pidieron su cabeza a cambio de perdonar la de sus seguidores, incluido el PSC.

Sánchez ha dado un paso al lado, aventurar que el esfuerzo que ha hecho va a tener un reconocimiento positivo por los militantes socialistas sería de ilusos. La memoria es laxa, y dentro de un tiempo nadie recordará que fue de un tal Pedro descabezado por los barones socialistas cuando se enfrentó a ellos.

Galiana

 

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Bye, bye, Sánchez

  1. Guillermo dijo:

    … y además…, la entrevista con Évole ha descolocado a demasiada gente dentro y fuera. “Nación de Naciones, que se equivocó cuando pensó en septiembre/2015 que podemos eran populitas…” cuando el mismo P. Manuel Iglesias lo ha reconocido hace una semana, lo de populista me refiero. Todo esto estaría bien en un programa con debate interno y con amplio consenso, pero sacar estas líneas “maestras” 24 h. después de dejar la SG, me parece infumable.

    Un saludo
    guillermo

  2. Este aparente adiós es un apartarse para tomar carrerilla y poder saltar todos los cadáveres que quiere dejar, pero le van a jugar otra mala pasada, pues la gestora va a estirar lo que más pueda el tener un congreso para nombrar a otra/o secretario general. Puede ser que a Javier Fernández le explote en la cara un adelanto de elecciones, sin haber consolidado la traición perpetrada a Sánchez. Vamos a tener unos meses trepidantes.

  3. Pingback: Bye, bye, Sánchez – Manuel Aguilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s