Tiempo de unipartidismo

avatar columna de opinión galiana 2016

La crisis del PSOE con la solución tan macarrónica que han buscado para salir de ella complica el panorama político español mucho más de lo que pareciera.

Los de a pie dijimos en las urnas que estábamos más que hartos del bipartidismo, apostamos por el multipartidismo claramente, pero a la vista de cómo se han venido desarrollando los hechos la deriva que ha tomado la decisión es bastante diferente.

En este momento tenemos un partido, el PP, hasta las trancas de corruptelas, en una clara posición dominante. Hasta tal punto es la cuestión que carece de importancia si han sido o no la lista más votada, van a quedarse en el poder por mucho tiempo. Su triunfo no es obra y gracia de los resultados electorales, sino de la puesta en práctica de la táctica del “percebe”. Este sentarse en la puerta a ver pasar el cadáver del enemigo a Rajoy le funciona, hasta tal punto que ha acabado con todos los oponentes posibles a corto y medio plazo.

Vamos a tener PP gobernando el país no solo los siguientes cuatro años, sino unos cuantos más. Vamos a tener a Rajoy en Moncloa haciendo y deshaciendo a su antojo tenga o no mayoría absoluta, ya que ninguna de las formaciones políticas tiene la suficiente entidad para hacerle frente.

El PSOE ha pasado de ser un partido fuerte a uno débil. De ser una clara alternativa de gobierno, a formar parte de aquellos partidos que sirven para apoyos puntuales, lo cual es una desgracia para todos se mire por donde se mire. En este momento es un partido roto, seguramente sobrevivirá al ciclón por el que ha pasado, pero le va a costar volver a ser quien fue. Es más, está por ver si en el medio plazo lo consigue.

Los partidos que llegaron para regenerar la política no van a sufrir mejor suerte que el PSOE.

Podemos tenía visos de ser un caballo ganador, incluso de diputarle al PSOE la hegemonía de la izquierda, y va a ser interesante ver donde termina. La lucha entre “Pablistas” y “Errejonistas” no tiene pintas de terminarse en breve sino más bien todo lo contrario.

Ciudadanos nunca tuvo aspiraciones de ser más que un partido de segunda fila, con lo que con cobijarse bajo la sombra del único árbol que hay en el jardín tiene más que suficiente. La asociación con el PP no es tan beneficiosa para ellos como parece en una primera lectura, pero es de imaginar que Albert Rivera ya ha pensado en eso.

Con este panorama es más que evidente que no hemos cambiado un bipartidismo por un multipartidismo sino por el unipartidismo. Para los que se estén dando golpes de pecho y gritando el consabido ¿cómo lo hemos hecho tan sumamente mal?, hay que recordarles que los medios de comunicación y el IBEX nunca quisieron lo mismo que nosotros. Entre todos se han pasado la voluntad del pueblo por ahí mismo, maniobrando lo que no está escrito hasta marcarse un “gatopardismo” en toda regla.

Galiana

 

 

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tiempo de unipartidismo

  1. Más claro, el agua cristalina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s