Las peleas de la izquierda

avatar columna de opinión galiana 2016

La izquierda en este país tiene un serio problema, cuando gana está unida, forma una piña, un muro infranqueable, a modo y semejanza de la derecha. El problema viene cuando pierde, cuando las cosas se tuercen, entonces el panorama cambia y mucho. Unos abandonan el barco como ratas, otros afilan los cuchillos para cargarse al defenestrado de turno y subir peldaños en el escalafón.

El PSOE está en horas bajas desde hace tiempo. Para ser concretos desde que Felipe González se marchara ha habido muchos capitanes con la brújula algo o muy desnortada, según el momento y quien estuviera al mando. Pedro Sánchez parecía que contaba con el beneplácito de un sector mayoritario, fue empezar a perder elecciones y el efecto “rata de barco” hizo su aparición. El comportamiento “Kent” del líder de los socialistas ha dado alas a Susana Díaz y a sus acólitos, es lo que tiene venir a la política a no ser más que “el novio de Barbie”. A día de hoy nadie sabe el rumbo de los socialistas. Tratar de formar gobierno con 85 diputados es una temeridad, dejar que Rajoy gobierne con una abstención no es fácilmente explicable después del “no es no”, pero aceptar como mal menor unos comicios en diciembre es una enormidad que pagaran en las urnas los de Ferraz.

Por si los líos de los socialistas no fueran para nota llega Podemos. Fue creado para regenerar la política, al menos así nos lo vendieron sus ideólogos, resulta que hasta ahora lo único que ha demostrado es que ha aprendido los defectos de los viejos partidos, sobre todo de los de izquierdas.

El enfrentamiento entre “pablistas” y “errejonistas” sobre como conducir el partido es descomunal. Los primeros apuestan por destrozar al PSOE para liderar ellos la izquierda, los segundos quieren un cambio progresista para mandar a Rajoy a casa y se arrepienten de no haber apoyado a Sánchez en la XI legislatura.

El caso es que en la izquierda están de bronca en el momento menos oportuno. Las guerras internas de los socialistas y los podemitas por la cuota de poder dentro de su partido no aportan nada bueno al panorama que tenemos. Por si esto ya no fuera para nota, que lo es, el mal feeling entre ambos partidos en lugar de sumar lo que hace es restar y ampliar la brecha con el PP.

Ambos partidos son responsables de la debacle de la izquierda, del desencanto de los votantes. Este no es el camino, y así ni oposición van a ser capaces de hacer.

De todo este fenomenal desencuentro en la izquierda solo hay un beneficiado, y para desgracia no somos los de a pie, ni los problemas sociales que ha acarreado la crisis. Aquí el que mayor partido está sacando de esta situación de desunión en la izquierda es la derecha. Ni en el mejor de lo sueños Rajoy y su banda se hubieran imaginado un escenario tan idílico, así claro que cualquiera quiere ir a unas terceras elecciones.

Galiana

 

 

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las peleas de la izquierda

  1. Es lo que tiene fumarse un puro tranquilamente hasta que se lo den hecho.
    Una vergüenza de la izquierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s