Una de “pablistas” y “errejonistas”

avatar columna de opinión galiana 2016

La pelea entre “pablistas” y “errejonistas” en Podemos es un hecho, por mucho que ambos líderes se empeñen en hablar de discrepancias y ese tipo de milongas.

Los fundadores de Podemos hace tiempo no comparten la misma visión. Para Iglesias lo que importa es llegar, no el modo de hacerlo, mientras que Errejón es más de mirar cómo se hacen las cosas.

Pablo Iglesias no ha entendido que el Congreso no es un plató de TV, que dar “hostias” desde la tribuna de oradores a diestro y siniestro perjudica a su partido. Los líderes mesiánicos es lo que tienen, jamás reconocen sus errores, y cuando las cosas salen mal siempre tienen a mano alguien a quien cortarle la cabeza.

Íñigo Errejón es mucho más que la cara amable de Podemos, su papel no se limita a ser el “Pepito Grillo” de Iglesias. Busca el diálogo por encima del enfrentamiento, y eso es una cualidad que se necesita en este país en este momento. No es un botarate al servicio de un líder, y tampoco se deja manipular porque es un manipulador con sordina, pero un manipulador.

La guerra entre ellos está servida, y ambos saben cómo escenificar todo lo contrario, no en vano son grandes actores de la política. Son los “pablistas” como Carolina Bescansa, Rafa Mayoral, Irene Montero e incluso Ramón Espinar los que pelean contra los “errejonistas” encabezados por Rita Maestre, Tania Sánchez o José Manuel López, mientras sus líderes se empeñan en decir que de lucha nada, que son las cosas normales que pasan en los partidos.

Utilizar el concepto discrepar para definir cómo Tania Sánchez se está vengando de Iglesias es un eufemismo difícil de digerir. La madrileña no olvida cómo su líder pasó de ella como de comer mierda después que ella dinamitara desde dentro, y para él, IU en Madrid. Después de aquello el líder de los podemitas la dio por muerta y se equivocó. En política a los muertos hay que enterrarlos, y asegurarse muy bien que jamás podrán salir de su tumba. Iglesias distraído como está con su ansia por llegar a Moncloa ha descuidado ese flanco, y ahora, antes que la Tania vengativa le haga un boquete enorme, tendrá que actuar utilizando la cabeza y no la pasión.

Junto a la venganza de Tania está la ambiciosa Rita Maestre. La ambición es lícita, y mucho más en política dónde ¿qué político no lo es? El problema que tiene esta mujer, y muchos en Podemos, es que se dejan arrastrar por el aquí y ahora, por el momento, y en estos lares las prisas se pagan.

El follón entre “errejonistas” y “pablistas” está estallando en el momento más inoportuno, las elecciones gallegas y vascas. En ambas CCAA podrían ser segunda fuerza política, pero esta guerra puede pasarles una considerable factura.

En Ferraz esta pelea preocupa y mucho. La desunión en la cúpula de Podemos, junto a la lucha de los barones socialistas por apartar a Pedro Sánchez del poder solo presenta a una izquierda más preocupada por mandar que por luchar por los problemas de los de a pie. Cuánto más ganaremos el día que la izquierda aprenda que los votantes no perdonan este tipo de errores.

Galiana

 

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s