El dinosaurio sigue ahí

avatar columna de opinión galiana 2016

Regresamos de las vacaciones parafraseando el microrrelato de Augusto Monterroso, porque el dinosaurio sigue ahí.

Rajoy lleva un año como presidente del gobierno en funciones, y lo que te rondaré, morena. Amenaza con continuar en el cargo hasta Navidad, con elecciones incluidas el 25 de diciembre.

El panorama antes de nuestro descanso vacacional era el de una amalgama de políticos desnortados, donde cada cual mira por lo suyo, y lo de todos ya si eso.

Rajoy se mantiene firme al mantra: “Tengo que gobernar porque soy la lista más votada”. Rivera cree haber hecho una jugada maestra al ofrecerle al PP un pacto de investidura que, a estas alturas de la película, y visto lo visto en la sesión fallida de investidura, ha dejado de tener validez. Sánchez, bueno, lo del líder de los socialistas es para explicar largo y tendido. Iglesias sigue ejerciendo de tertuliano en el Congreso porque todavía no ha entendido que la Cámara Baja no es un plató de tv.

Por partes, que no estamos para liar las cosas más de lo que ya están.

El líder del PP era conocedor que le faltaban los apoyos necesarios para salir investido Presidente a la primera, le faltaban 6 votos. Lo suyo se ha limitado a decirnos a los españoles que sin él el país va a ser un caos. En los próximos días veremos a “la guardia pretoriana genovesa” cargar contra la irresponsabilidad de Sánchez y los suyos por no abstenerse para desbloquear la situación.

Rivera, a quien le gusta ser la novia en la boda y el muerto en el entierro, se fía más de Sánchez que de Rajoy, pero se cree el único con la capacidad de desbloquear la situación. El líder de Ciudadanos parecía más inteligente de lo que ha demostrado ser. Ha resultado un listillo con ínfulas de conciliador, pero no es más que un botarate que se une al club de los que les gusta el poder, abanderando la máxima de Groucho Marx sobre los principios.

Sánchez trata a la desesperada de ejercer de líder de la oposición, y lo único que consigue es consolidar su posición de “Kent”. Le falta carisma dentro y fuera de su partido, parecía que podía ser y ha resultado que no. Un tipo en el que muchos votantes socialistas pusieron sus esperanzas, pero ha resultado ser una cara bonita que le viene grande el papel que quiere representar. Carece de aptitudes y actitudes para liderar la izquierda, y así no vamos a ninguna parte. ¡Con la de gente que hay preparada para el cargo en Ferraz! No, no pensamos en Susana Díaz que vale incluso menos que Sánchez para el puesto.

Nos queda el líder mesiánico por excelencia, el llamado a regenerar la política española. Si todos los que alzan la voz asegurando venir a la política para cambiar las cosas son como Iglesias, mejor que se dediquen a otra cosa, nos harían un favor a todos y de paso ellos mismos. Al país le sobran payasos y magos ilusionistas.

Una sesión de investidura fallida, la segunda en seis meses. En espera estamos que Rajoy decida si se presenta de nuevo, o si la XII Legislatura es tan breve como la anterior. Eso sí, mientras tanto ahí sigue el dinosaurio de Monterroso.

Galiana

 

 

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El dinosaurio sigue ahí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s