La ciudad visigoda perdida III

vega baja 3

… ¡Nacho es el culpable del frío, del hambre y del sueño que estoy pasando! ¡Nacho y sus grabaciones! Meses contándome chismes sobre lo que sucede en estas excavaciones arqueológicas por las noches. ¿Cómo me voy a creer que hay un señor paseándose por aquí a las tantas de la madrugada, dando voces y hablando en un idioma extranjero?

La verdad es que algo de razón si pueden tener los que afirman tal cosa, el supuesto espectro bien podría ser un guiri borracho buscando su hotel. Aún me acuerdo de aquella señora que llegó a la redacción jurándome y perjurándome por sus hijos que los cuentos de Nacho eran reales. Fui cruel con ella, le pedí que volviera con una foto y aún la estoy esperando.

A pesar de no tener nada estoy aquí. Maldiciendo los cuentos chinos de Nacho, porque al final va a ser que no son más que eso.

Es mi amigo desde hace años, pero eso no le da derecho a meterme en este embolado. Acaso no tenía otra cosa mejor que hacer que llamarme esta mañana y decirme:

– Julián, tengo pruebas de que los restos arqueológicos encontrados pertenecen a la antigua capital del reino visigodo.

Quizá pensó que no iba a hacerle caso. Lo que demostraría que me conoce muy mal. Si hasta tengo erecciones mentales con solo escuchar la palabra “visigodo”.

Fue escuchar las grabaciones de Nacho y saber que la excursión nocturna en la Vega Baja estaba asegurada. Demostrar que estoy paseando por la antigua ciudad visigoda sería como dar con la piedra filosofal.

¡Nacho, por tu santa madre espero que no me hayas contado una milonga! Por encima de todo eres amigo mío y sabes el grado de implicación que tengo con este tipo de cosas. La Vega Baja y el asunto visigodo se han convertido en mi mayor obsesión, según mi mujer, y vaya si tiene razón.

Fue recibir la llamada de Nacho y salir escopetado para su casa, No quería que me diera detalles por teléfono. De ayer es que sospecho que mis conversaciones telefónicas son escuchadas por alguien más, pero ésa es otra historia que saldrá en su momento, y me dirán que el Gran Hermano no va a perder el tiempo en utilizar satélites espías para escuchar conversaciones de un vulgar toledano…pero yo por si acaso me curo en salud, que nunca se sabe.

To be continued…

Galiana

Esta entrada fue publicada en Literatura, Narrativa, Relatos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s