…Y Cía con Natalia Docampo: Día tres, cuento tres

avatar colaboraciones

 

Cuando su hija se fue de casa para vivir su vida, creyó que era un alivio deshacerse de la presión que suponía vivir con una persona, que se había convertido en una extraña. A su edad, él ya había terminado la carrera, se había casado, la habían tenido a ella y en su mundo ideal todo iba como un reloj suizo. No entendía en que se habían equivocado él y su esposa. Nunca la presionaron. Nunca le reprocharon nada. Nunca le exigieron más de lo que ellos estaban dispuestos a exigirse a sí mismos, solo que supiera tomar sus propias decisiones y se hiciera responsable de sus actos solo que fuera generosa y comprensiva con los demás. Solo que se sintiera dueña de su destino.

En realidad, eso fue lo que hizo. Un día como por encanto, conoció a un chico, les dijo que se marchaba a vivir con él, y eso fue todo. Su madre y el solo le pidieron que no los olvidara.

Entre tanto, una extraña sensación se iba apoderando de ellos. Por un lado, la esperanza de que aquella mujercita que ya no conocían, fuera feliz y por otro es espeso vacío que quedo en sus corazones. Por poco que sabían de ella, no tenían claro si era feliz, pero él siempre supo que aquel día llegaría.

@nataliadocampo

Esta entrada fue publicada en Literatura, Narrativa, Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a …Y Cía con Natalia Docampo: Día tres, cuento tres

  1. Pingback: …Y Cía con Natalia Docampo: Día tres, cuento tres – Manuel Aguilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s