Hartazgo de campaña electoral

avatar nuevo

A una semana para que acabe la campaña el hartazgo es descomunal para todo el mundo.

Los de a pie estamos hastiados de tanta simpleza, de llevar meses viviendo un déjà vu permanente, y sobre todo temiendo que el 27J sea un 21D. A los líderes de las diferentes formaciones políticas se les hace casi imposible disimular que están hasta las narices de tanta exposición mediática.

Los votantes contamos los días e incluso las horas para que se acabe ya la dichosa campaña electoral. La Ley electoral obliga a que se tenga que llevar a cabo, pero en este caso ya se podía haber hecho una excepción, y más visto lo visto.

La campaña más anodina, más insulsa y más desangelada no podía estar resultando. Los candidatos están demasiado encorsetados, incluso más que en otras ocasiones. Hasta Pablo Iglesias ha decidido sacar su lado más modosito, y ofrecer al personal un buenismo impostado que le hará merecedor de un “Goya” el próximo año, fijo. ¿Quién nos iba a decir que íbamos a echar de menos sus salidas de tono, su agresividad verbal e incluso sus descalificaciones y faltas de respeto? ¡Si es que desde que se pone corbata ya no es lo mismo!

Con el líder de Podemos siendo comedido podíamos esperar que el resto de líderes se desmelenasen, por aquello de contrarrestar, pero ha sido que no.

Rajoy sigue empeñado en demostrarnos que un buen político debe ser serio y formal. Llevar bien colocada la corbata es su máxima. Tirar de sarcasmo e ironía para darle un ¡zasca! al contrincante casi que lo está considerado excesivo. ¡Lo que daríamos por ver al líder de los populares saliéndose del guion! Eso de soltar un par de chulerías a destiempo, un gesto rayando lo obsceno, un improperio que dejase temblando al respetable, una grosería que no viniese a cuento. Pero no, continúa con su pose de haberse tragado el palo de la escoba, y sin conocer la relajación ni la flexibilidad.

Algo más flexibles son Pedro Sánchez y Albert Rivera, debe ser que dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma opinión. ¡Ah no, que lo del pacto que firmaron ya no vale! Ahora el líder de Ciudadanos hace de perrito faldero del líder de Ferraz por simpatía.

Pedro Sánchez sabe que tiene los días contados al frente de los socialistas, así que ya podía estirarse algo más. Aquello de “de perdidos al río” podía ser su lema, dejarse arrastrar por las bajas pasiones, lo que viene siendo clavar un puñal de forma rastrera en las tripas del adversario en lugar de tanto guante blanco. La diplomacia está muy bien para ser embajador, pero cuando uno lo tiene todo perdido debe luchar a muerte como un buen gladiador en la arena, y si toca lanzar un puñado de ésta a los ojos del adversario para ganar pues se hace y listo.

El Albert Rivera de la campaña de diciembre nos gustaba más. Sus tics nerviosos nos ponían mucho más que el afanarse por controlarlos. Con lo fácil que es ser natural, y si te mueves más que un flan porque la situación te desborda pues en lugar de corregir a exagerarlo, que el caso es que hablen de uno, aunque sea para mal.

¡¡Cómo se nota que es viernes, que necesitamos un relax y estamos deseando pillar el fin de semana por banda!!

Galiana

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Hartazgo de campaña electoral

  1. Hastío total, estoy deseando que pase este ‘cáliz’ de la estupidez de estos políticos.
    Feliz fin de semana

  2. Pingback: Hartazgo de campaña electoral – Manuel Aguilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s