Tratando de convencer al 32%

avatar nuevo

Tenemos un 32% de indecisos y eso a los partidos políticos no les gusta. No les gusta porque a la postre este porcentaje, tan sumamente alto, se ha convertido en el verdadero protagonista de la campaña electoral

¿Cómo convencer a una parte de este 32%? Ésa es la gran pregunta a resolver y no hay una fórmula mágica que ayude a resolver la cuestión.

La campaña electoral se ha planteado desde la perspectiva que cada voto cuenta, ya que está muy ajustada, mucho, mucho, mucho. Tanto que en las diferentes formaciones políticas tienen la sensación que hay que convencer una a una de las personas que forman el porcentaje de indecisos.

La táctica para conseguirlo debe plantearse desde la prudencia más absoluta, un fallo a estas alturas de la campaña podría ser un error garrafal, de producirse los votos que casi se tenían en la mano irán a parar al resto de contrincantes sin tiempo para recuperarlos.

Asumiendo que errores en la campaña electoral siempre hay, lo importante es no meter la pata hasta el corvejón, y que de hacerlo trascienda lo menos posible. En los tiempos en los que las redes sociales son el medio de trasmisión mediante el cual los fallos, aunque sean mínimos, se magnifican hasta convertirse en descomunales es complicado mantener la imagen intacta.

En el PP cuidan mucho la apariencia, siempre lo han hecho. Para ellos es más que suficiente con los casos de corrupción que salen a diario, como para mancharse con alguna salida de pata de banco más digna del circo que de la campaña. Rajoy y los suyos saben que el resto de formaciones harán lo posible por echarles del poder, son todos contra ellos. Para combatir tanto acoso han decidido no entrar en el cuerpo a cuerpo, salvo que se vean en la obligación.

Pedro Sánchez tampoco quiere entrar en la lucha cuerpo a cuerpo, ya tuvo suficiente con aquel “Sr. Rajoy, usted no es un político decente”. La renuncia del líder de Ferraz a meter el dedo en el ojo no significa que el PSOE haya renunciado a las escaramuzas. En este tipo de labores se sitúan Susana Díaz y Patxi López, a los que de vez en cuando y muy sutilmente se les une Antonio Hernando.

Pablo Iglesias ha aminorado su nivel de cargar directamente contra el contrario. Ha aprendido que la agresividad verbal asusta, y con ella es complicada pescar en el 32%. Se siente ganador respecto del PSOE, a la postre adelantar a los socialistas en votos y escaños es lo único que le importa, y está convencido que en parte se lo debe a la prudencia que tanto le susurra Errejón haciendo de Pepito Grillo constantemente. Veremos si al final le puede su mal carácter y saca el ogro que lleva dentro antes de tiempo.

Albert Rivera es bueno en los cara a cara desde la oratoria, pero le pueden los tics nerviosos. Esa manera descontrolada de temblar es su peor enemigo. ¿Cómo convencer a los que no saben qué hacer con su voto si te presentas ante ellos con un discurso estudiado, pero temblando como un flan al pronunciarlo?

La prudencia aconseja ser dueño de tus silencios, no perder la oportunidad de estar callados, pero en campaña electoral eso es complicado, y los líderes de las diferentes formaciones políticas lo saben.

Galiana

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Tratando de convencer al 32%

  1. Pingback: Tratando de convencer al 32% – Manuel Aguilar

  2. Lo dices bien claro. Nada más puedo añadir.
    Prudencia, tienen que tener y ajustar mucho la verBorrea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s