Sin indicios de gobernabilidad tras el 26J

avatar nuevo

Pasó el debate, que fue como se esperaba. Todos ganaron, nadie perdió, según a quien preguntemos. Ya se sabe que cada uno cuenta la feria como le va.

El debate se pareció mucho al de los pasados comicios, solo que esta vez Rajoy dio la cara y no envió a su “chica para todo”. La corrupción de los viejos partidos y el “y tú más” se mezcló con Venezuela y Grecia. El aportar medidas que vengan a solucionar los problemas de los españoles, ya si eso, como diría el molt honorable Jordi Pujol “hoy no toca”.

Respecto al debate a cuatro del 20D apareció un tema que a todos ellos les preocupa mucho, la posibilidad de tener que repetir dentro de seis meses, por tercera vez, las elecciones.

Es una preocupación que nos quieren trasmitir a los de a pie porque nos tratan como tontos, como borregos, como si tuviéramos siempre que estar bajo su tutela. ¡Debe ser que no sabemos lo que queremos!

Todos los partidos nos juran y perjuran, sus juramentos hace tiempo que dejaron de ser creíbles, que por nada del mundo habrá que “tripitir” las elecciones. Harán todo lo que esté en su mano por evitar que eso suceda, se pondrán de acuerdo a como dé lugar para pactar llegado el caso. Sonar, lo que se dice sonar, suena a choteo total al votante.

Alguien debería recordarles que la finalidad de las elecciones es la formación de un gobierno. De nada sirve que cada seis meses los de a pie nos pasemos por las urnas si ellos no hacen su trabajo. Su trabajo no es torcer nuestra la voluntad, que no es otra que tener un parlamento multicolor, con diversidad, sin un bipartidismo, con una pluralidad donde todo el mundo pueda sentirse representado.

¡Hay que fastidiarse cómo nos gusta enredar a los votantes! Parece que nos encanta complicarles las cosas. Si es que somos lo peor de lo peor, ¿qué le vamos a hacer?

Lo que deberían ir aprendiendo, y parece que no lo han hecho todavía, es que los votantes hemos tomado el poder, tenemos la sartén por el mango. Nos da lo mismo las veces que nos obliguen a ir a las urnas, nuestra voluntad es la que es y más les valía por el bien del país ir aceptándola de una puñetera vez.

El PP, al que tanto le gusta amenazar, nos lanza un par de puyas de las suyas. Los españoles les tenemos que votar en masa, lo cual va a ser que no, porque las mayorías absolutas no es algo por lo que los de a pie estemos, o habrá que firmar pactos. Éstos pasan por no firmar con los actuales líderes de las diferentes formaciones, a los que consideran unos fracasados, y sugieren que sean otros los que se pongan al frente de las negociaciones, pero eso sí a Rajoy ni tocarle.

El chantaje por parte del PP está servido. Nos toca a los votantes el 26J no dejarnos chantajear, ni amedrentar con las formas groseras que tienen desde Génova. Por si a alguien se le ha olvidado, nos sobra y nos basta con la soga que nos tiene preparada Merkel una vez resolvamos la cuestión de ser capaces de formar gobierno.

Galiana

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sin indicios de gobernabilidad tras el 26J

  1. Pingback: Sin indicios de gobernabilidad tras el 26J – Manuel Aguilar

  2. No se han enterado, ninguno. Habrá que recordárselo el 26-J

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s