¿La clase trabajadora vota al PP?

Hay avatar nuevodeterminados misterios que ni Iker Jiménez es capaz de resolver, cómo el hecho de que entre los 7 millones de votantes que obtuvo el PP en las pasadas elecciones se incluya a un buen número de trabajadores.

Rajoy y los suyos hicieron una reforma laboral cuyo resultado es una precariedad laboral de tomo y lomo. Cierto que la tasa de desempleo está bajando, incluso desde Moncloa nos arrojan que estamos por debajo de los 4 millones de parados, cifra que no teníamos desde el 2010. La cuestión no está en el número de trabajadores que se incorporan al mercado laboral, ni siquiera en cuanto se incrementa las altas a la Seguridad Social, el matiz que con tanta habilidad esconden desde el Gobierno en funciones es que no se está creando empleo, solo se crean contratos de trabajo.

Hay menos paro, amén del descenso estacional que los meses de verano conllevan, pero eso no significa estabilidad laboral. Los motivos, entre otros, de este descenso se deben por un lado a la inmigración y al reparto del trabajo.

Alguien debería decirle al gobierno que crear empleo no es lo mismo que elevar la tasa de contratación. Que los trabajadores en lugar de 8 horas diarias trabajen 4 no es creación de empleo. Cierto que dos personas están fuera del paro, que hay dos altas en la Seguridad Social, pero eso es reparto del trabajo.

Mención aparte para las empresas que contratan por 4 horas, pagan 4 horas, pero les obligan a trabajar 8 horas diarias. La culpa no es del trabajador que acepta, ¡joder, tenemos el vicio de comer al menos una vez al día!, sino del desalmado empresario que hace lo que le viene en gana porque además despedir al trabajador díscolo le sale prácticamente gratis.

Todo esto y mucho más es lo que ha traído la reforma laboral de Báñez, y como parece ser que la semiesclavitud de los trabajadores no es suficiente se pretende hacer otra reforma nueva. En la misma se pide que se flexibilice más todavía el mercado laboral. Los que están por hacer este tipo de ingeniería laboral, con los salarios precarios de los trabajadores y los despidos a prácticamente coste cero, ya podían dejar de favorecer siempre a los empresarios y pensar en los curritos que al fin y al cabo son los que con su trabajo sacan la empresa adelante.

La precariedad del mercado laboral español es un hecho, sobre eso no se admiten discusiones. Con un gobierno del PP no vamos a mejorar la situación, al contrario, se va a fastidiar bastante más. Continuaremos por la senda de vaciar la hucha de las pensiones, que recordemos ya ha sufrido un saqueo de padre y muy señor mío; la pobreza va a seguir aumentando porque el tener un trabajo ya no es sinónimo de poder pagar las facturas.

Rajoy y los suyos han demostrado que de mirar por los trabajadores poco o nada, para ellos los empresarios son quienes importan. Dejemos que pillen los votos entre los empresarios, y los trabajadores, que somos una inmensa mayoría, dejemos de hacer el imbécil votando a quien gobierna en contra de nuestros propios intereses.

Galiana

Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿La clase trabajadora vota al PP?

  1. Peppo dijo:

    A pesar de la precariedad y de la sin razón de la creación de contratos y no de empleos debe haber una buena dosis de estómagos agradecidos con añadido de síndrome de Estocolmo porque si no, no se entiende que le voten

  2. Totalmente de acuerdo contigo, y es más, estoy deseoso de que llegue el 26- para despejar todas las dudas de tanto trabajador engañado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s