Bye, bye, XI Legislatura

avatar nuevo

Terminamos la semana dando por finiquitada la XI Legislatura, ésa que prometía cambios a mejor, la dichosa transformación de casi todo lo que necesitaba ser transformado, la actualización de leyes que se habían quedado obsoletas y otras que nos llevaban a la involución de reciente aprobación, e incluso la tan ansiada reforma constitucional. Todo ello se ha ido al garete, quienes fueron elegidos para lo que se conocía como la segunda transición no han estado a la altura.

En el tiempo en el que ha durado la misma hemos visto cosas que no creíamos fueran a suceder jamás. No nos referimos a la falta de acuerdo entre los diferentes partidos para formar gobierno, eso era previsible desde el comienzo. La cuestión es que hemos sido testigos de cómo el Gobierno en funciones le ha enseñado el dedo corazón al Congreso cada vez que le decía ven y explica lo que estás haciendo.

La XI Legislatura, a pesar de su brevedad, ha sido muy movida. Los diputados no han perdido el tiempo. Propusieron cambios, modificaciones, intentos de paralizar asuntos tan importantes como la LOMCE, aprobaron proyectos de importantes medidas sociales. Mucho trabajo para los parlamentarios, cierto es, pero todo ha quedado en agua de borrajas.

Pasará a la historia por haber sido la primera en la que los políticos no fueron capaces de formar gobierno, y ha habido que repetir elecciones. Esto no dice mucho en nuestro favor, pero es lo que hay.

En la misma que ha quedado patente que el sistema electoral español y la Constitución no tenían previsto que el bipartidismo dejara de existir, lo que tiene hacer un traje para una ocasión concreta y no dejar tela para ensanchar por si hace falta. Consecuencia de la falta de previsión del 78, del tratar de contentar a todos, el bucle en el que nos encontramos de parón institucional que se puede prolongar en el tiempo.

Los diputados y senadores elegidos el 20D y hasta que los nuevos sean elegidos, allá por el 20 de julio si no hay mucho problema en formar la mesa de ambas Cámaras representativas, continuarán cobrando su sueldo por quedarse en casa mano sobre mano. Podríamos compararlo con el resto de empleos, pero las comparaciones son odiosas y más para el que las hace.

Tenemos por delante hasta el 26J un déjà vu, un día de la marmota, una repetición de la jugada, un llamémoslo como queramos que nadie quería porque en lugar de aportar soluciones a los problemas que tenemos lo único que hace es enredar más las cosas, y no estamos para más complicaciones.

La XI Legislatura ha dicho adiós, cuando apenas había comenzado a andar, por la incompetencia y el cretinismo manifiesto de unos cuantos.

Hay que joderse, los españoles tenemos fama de darle a la sin hueso contantemente y sin parar como si fuéramos porteras, todo nuestro respeto para estas profesionales, y llegado el momento hemos demostrado que lo de ser de verbo fácil no es más que fama.

A esta legislatura, ya finiquitada, le han faltado palabras y le han sobrado silencios.

Galiana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Bye, bye, XI Legislatura

  1. sara dijo:

    Esta Legislatura ha sido todo una verguenza , ya no quedan políticos de altura.

  2. Yo a esta breve legislatura, pero intensa, le ha faltado sentido común y le ha sobrado protagonismo de algunos y mucho postureo.

  3. Pingback: Bye, bye, XI Legislatura – Manuel Aguilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s