Buscando al culpable

avatar nuevo

Regresamos del puente de la Comunidad de Madrid más encabronados de lo que nos fuimos, nos hemos pasado el mismo en la busca y captura del culpable de la situación política en la que nos encontramos, hasta que hemos llegado a comprender que lo más lógico es que el responsable del desaguisado hubiera dado un paso al frente. Tras darle mil y una vueltas a esto de la culpabilidad y la responsabilidad hemos llegado a la conclusión que esto es España, ¡qué queremos!

Por partes, que el regreso de “los puentes” siempre es algo indigesto.

De la situación política e institucional cuando el PP llegó al poder se le culpó a Zapatero con el famoso mantra de la herencia recibida. Rajoy se ha pasado cuatro años reformando el país para solucionar los problemas que había creado el anterior gobierno. Lo hizo con reformas involucionistas cuyo logro ha sido reducir nuestros Derechos y Libertades.

Con la situación económica sin resolver debido a un gobierno incapaz de hacerlo se llegó a las nuevas elecciones. Fruto de las mismas hemos tenido una legislatura fantasma de cuatro meses, un gobierno en funciones, y los principales partidos políticos haciendo gala de una inutilidad sin parangón a la hora de tratar de formar gobierno. Consecuencia de todo este sinsentido un parón institucional que llegará como poco hasta septiembre, ¡cómo si nos pudiéramos permitir el lujo de estar en esta situación!

Ahora nos encontramos en un periodo de precampaña electoral donde la búsqueda del culpable va a ser el mantra que tengamos que oír de aquí al 26J. Los españoles no queremos, es más, no necesitamos saber quién o quiénes son los culpables de tener que repetir las elecciones, lo que de verdad nos gustaría es que esta panda de cenutrios de medio pelo asumiera la responsabilidad de lo sucedido de una puñetera vez.

A los de a pie nos sobra que Rajoy dijera que iba a llamar por teléfono al líder socialista para la gran coalición, y estuviera cuatro meses buscando el puñetero aparato. Nos da lo mismo que Sánchez fuera un valiente y para desencallar la situación se lanzara al vacío, sin red, aceptado el encargo de formar un gobierno que a todas luces no iba a conseguir jamás. Nos pasamos por ahí mismo que Ciudadanos vetara a Podemos como forma de mantener la puerta abierta a un futuro pacto con el PP. Por último, y no menos importante, nos ha sobrado el postureo de Podemos respecto de la negociación con el PSOE, desde primera hora supimos que no era más que una trampa en la que cayó Sánchez siendo consciente que lo estaba haciendo.

Lo que de verdad le hace falta a este país es ver como los que pretenden ganarse nuestra confianza lo hacen en base a la responsabilidad. Rajoy debe aceptar que su inmovilismo nos está conduciendo al desastre, Sánchez debería alejarse lo más posible de bambilandia, Rivera aprender que no se puede nadar entre dos aguas, e Iglesias ponerse el traje de humildad cada vez que sale de casa.

Los españoles no queríamos el 26J, y ¡¡toma 26J!! Celebrar la fiesta de la democracia cada cuatro meses no está tan mal después de todo. Lo de que el país mientras tanto esté en stand by con los problemas que nos acucian a los de a pie a diario sin resolver, ya si eso.

Galiana

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Buscando al culpable

  1. Pingback: Buscando al culpable – Manuel Aguilar

  2. Si lo que pretenden es cansarnos, puede que lo logren, pero también ese canasancio les puede salir el tiro por la culata a más de uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s