Vamos, que nos vamos

avatar nuevo

Los partidos políticos, salvo milagro de última hora gracias a la intervención del Ministro Fernández Díaz con alguna de sus vírgenes, viven situaciones complicadas, de ésas que uno no sabe si van a refundarse o irse al carajo del todo por implosión.

En el PP la dimisión de Soria tras “los papeles de Panamá” ha dejado al descubierto que Rajoy no controla todo lo que debería a los suyos. No es que en Génova las aguas estuvieran calmadas antes del 20D, ya se encargaban de enturbiarlas Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes con su guerra particular por el poder en Madrid, o la Vicepresidenta del Gobierno y la Secretaria General del partido por heredar el trono de Rajoy, pero tras los resultados el personal tiene el cuchillo en la boca. Los populares deberán afrontar una nueva campaña electoral ignorando las rencillas, son tantas que ya va siendo imposible esconderlas bajo las alfombras más que nada porque allí con tanto corrupto oculto no hay sitio para nada más.

En el PSOE la situación no está mucho mejor. Susana Díaz tiene ansia de poder, lo demuestra con ese provincianismo típico de quien no sabe de qué va la vaina porque no ha visto la vida más allá de Despeñaperros. Adulada por una corte de palmeros que le pintan el lograr el mandato de Ferraz sin tener que despeinarse, es incapaz de ver el daño que con su actitud le está haciendo al partido en un momento tan delicado. Pedro Sánchez sabe que o llega a Moncloa de ésta o está muerto en política. Afrontar el 26J con la misma guerra que el 20D solo les hará perder aún más votos.

A Podemos la noche del 20D le ha traído no pocas complicaciones. Pablo Iglesias les había prometido a los suyos el poder. Hay que joderse que no ha sido capaz de conseguirlo, y eso que el PSOE se lo puso a huevo cuando le propuso la formación de un gobierno progresista. La coalición morada tiene sus cuitas internas como el resto de partidos. Errejón tiene la cabeza pendiente de un hilo, Monedero la perdió por aquello con Hacienda, y suma y sigue, que los podemitas han aprendido los vicios de los viejos partidos a velocidad de neutrinos.

Ciudadanos es un mundo aparte gracias a su hermetismo. Nada se sabe del funcionamiento de la coalición que lidera Albert Rivera que éste no quiera que se sepa. Lo de prietas las filas lo tienen como libro de cabecera en la mesita de noche, y al que se mueve un milímetro se le corta la cabeza sin compasión y a la primera de cambio, que lo de dar segundas oportunidades tiene las consecuencias que tiene y no estamos para perder el tiempo con memeces y sentimentalismos.

El 26J es casi una realidad a falta de los trámites oportunos. El Jefe del Estado ha puesto la fecha para la semana que viene, les va a dar la última oportunidad antes de desatar el infierno de una nueva campaña electoral.

Acerca de si las cuatro formaciones principales son capaces de soportar la tensión solo el tiempo lo dirá. A los de pie nos resta esperar, observar y decir lo que tengamos que decir cuando nos toque en las urnas.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Vamos, que nos vamos

  1. Javier Marcos Angulo dijo:

    Volveremos a decir lo que tenemos que decir, el problema es que nos hagan caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s