La llevamos clara

avatar nuevo

Los españoles estamos rodeados de una caterva de cretinos con derecho a reírse de todos sus votantes, de todos los que les confían el futuro, de todos los que creen que son servidores púbicos.

Estos cenutrios nos venden que pueden solucionar los problemas del país, los cuales son de todos los colores y sabores ¿para que negarlo?, con sus políticas de nadie sabe bien qué. No son más que una panda de salvapatrias de tres al cuarto que se dicen políticos y entienden hacer política como sinónimo de salvar su propio culo, el de los demás ya si eso.

Por partes, que ya estamos mezclando las churras con las merinas y eso nunca debe hacerse.

En el gobierno en funciones tenemos a un Rajoy cuyo dontancredismo nos lleva por la calle de la amargura. Está disfrutando como un loco viendo como los demás partidos intentan echarle y no lo consiguen. Desea el 26J porque cree que las urnas le darán lo que no le dieron el 20D. Confía en los suyos, y de momento sigue su filosofía de sentarse a ver pasar el cadáver de su enemigo porque hasta ahora le ha favorecido siempre.

Por el otro lado tenemos a los tres jinetes llamados a cambiarlo todo, pero a lo más que van a llegar es a marcarse un “lampedusa”, lo que viene siendo un giro de 360 grados, cuando lo que necesitamos son 180.

Pedro Sánchez ha demostrado que a iluso y soñador no le gana nadie. Tendió la mano a todos, y la cosa no ha salido bien, salvo sorpresa final, que en política nunca se sabe. El buenismo tiene un problema, das la mano y te toman el pie.

Albert Rivera fue el primero que apostó por la idea de un gobierno progresista. Ha hecho creer a todos que el centro derecha en este país está para cuando se le necesita porque es la solución a todo. No le falta razón, solo que el partido que lidera no es lo dice que es. En cuanto se rasca un poco, a dos dedos de frente que tenga, uno se da cuenta que la firma del pacto con el PSOE no fue más que una trampa en la que los socialistas cayeron y creyeron. Siempre lo hemos dicho, y lo mantenemos, el líder de Ciudadanos es un lobo con piel de cordero.

Pablo Iglesias con su populismo plagado de demagogia va de transparente por la vida, y tanto, solo que la transparencia la práctica cómo y cuando quiera y para lo que le conviene. Todo lo que no gire a su alrededor no es válido. Pretende imponer a todos sus condiciones y sus ideas. Va de legal pero no es más que un traidor al que se le da de maravilla hacer un “Bruto” a la primera de cambio. De esto bien sabe Sánchez que lo ha sufrido en sus carnes con alevosía, o Errejón al que la puñalada ha ido con retorcimiento para que hiciera más daño.

El plantel llamado a regenerar la política española no podía ser más impresentable. Los españoles tenemos que elegir entre el inmovilismo, la ensoñación, un lobo y Bruto, la llevamos clara.

Galiana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La llevamos clara

  1. fearocean dijo:

    creo que tenemos lo que hemos permitido … y lo que les permitimos es lo que continuará. Un Abrazo

  2. Pingback: La llevamos clara – Manuel Aguilar

  3. Javier Marcos Angulo dijo:

    Es tremendo, ¡que caterva tenemos de políticos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s