Entre los tres se organizan, si puede ser

avatar nuevo

Acabamos la semana, empezamos mes y un nuevo trimestre que traerá cambios a este bendito país, y de una puñetera vez. Eso sí, sin que sepamos el final, que para eso hay que aguardar hasta el 28 de abril.

La reunión tan esperada entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ya ha tenido lugar. Todos sabemos a qué atenernos, incluyendo la ciudadanía y quienes tiene que sentarse a la mesa a negociar un pacto de gobernabilidad.

Pablo Iglesias sigue insistiendo con el asunto de un gobierno a la valenciana, es lo que él entiende por ceder para sentarse a negociar. Mucho postureo para recalcar que la solución a todos nuestros males es un gobierno de coalición progresista donde la suma es de 161 (PSOE, Podemos e IU), pero como sabe que la aritmética no da para mandar a Rajoy y al PP a la bancada de la oposición, no le queda otra que con mucha vaselina aceptar que Ciudadanos debe estar.

En lo de erradicar el dontacredismo de Moncloa y apartar a un partido amigo del clientelismo y la corrupción del poder estamos de acuerdo, con el mismísimo diablo si hiciera falta. El matiz es el precio que tenemos que pagar los españolitos de a pie para que esto se produzca, y en ésa estamos.

Pablo Iglesias se ha puesto al frente de las negociaciones con el PSOE para llegar a un posible pacto de gobierno. Ha renunciado a ser vicepresidente del gobierno, cargo al que nadie le propuesto nunca salvo él solito. Colocará a uno de los suyos en dicho puesto para que haga lo que él diga cuando él diga, Echenique, Errejón o Bescansa son los nombres propuestos.

Pedro Sánchez agradece que Pablo Iglesias haya bajado el nivel de crispación que el líder de Podemos había introducido en la política. Los de a pie, si el líder de Podemos es capaz de cumplirlo, se lo reconoceremos también porque lo de convertir el Congreso en un plató de tv no es plato de gusto para nadie.

El líder de Ferraz asegura que podrá llegar con Iglesias a acuerdos para que exista un gobierno de cambio progresista y reformistas en las próximas semanas. ¡Ahí es donde está la madre del cordero! No se puede constituir un gobierno con solo 161, porque un bloque de izquierda no da para mandar a Rajoy a casa, la solución es un tripartito entre PSOE, Ciudadanos y Podemos, la vía 199.

¿Supondrá esto que el acuerdo entre Sánchez y Rivera es papel mojado? El líder de la coalición naranja si quiere estar en la pomada mejor que vaya adquiriendo kilos de vaselina en la farmacia. ¿Partiendo del pacto PSOE/Ciudadanos se debatirá sobre los puntos en los cuales los tres partidos políticos están de acuerdo, y se intentará hacer lo que se pueda con aquellos sobre los que existen discrepancias?

De momento la función sigue teniendo el suspense que lleva teniendo desde el 20D, ni el mismísimo Hitchcock lo hubiera escrito mejor.

Sobre si repetiremos elecciones el 26J de momento vamos a ser como los gallegos, ni lo afirmamos ni lo desechamos porque todo puede ser. Hasta que suene la bocina no se puede dar el partido por concluido.

Como es viernes y queremos irnos de fin de semana llenos de optimismo por el momento nos apuntamos a lo que canta el gran Luis Eduardo Aute en “Una de dos”: “…entre los tres nos organizamos, si puede ser”.

Galiana

 

 

 

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Cartas al Director, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Entre los tres se organizan, si puede ser

  1. Como bien dices, una de dos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s