Luchando como los espartanos

avatar nuevo

Los 300 espartanos de Leónidas fueron derrotados por el ejército de Jerjes en la batalla de las Termópilas. Los 130 diputados de Sánchez y Rivera no fueron suficientes para lograr la investidura del primero como Presidente del gobierno, pero cumplirán como buenos espartanos y se quedarán luchando hasta morir u obtener la libertad como manda la ley en Esparta.

España no es Esparta, pero las batallas que se van a vivir hasta el 2 de mayo entre las diferentes formaciones políticas para lograr la cuadratura del círculo y evitar que el 26 de junio tengamos nuevas elecciones, van a ser muy al estilo espartano.

De un lado tenemos un pacto entre PSOE y Ciudadanos, increíblemente sigue estando ahí después del fin de semana, sobre el que va a pivotar todo.

Los del PP no quieren ni ver ni oler el pacto de marras. Es normal ¿desde cuándo un partido retrógrado e inmovilista liderado por Rajoy va a querer formar parte de algo progresista y socialdemócrata? El líder del PP quiere un pacto entre PSOE, Ciudadanos, lo que llama la gran coalición. Ésta tiene como objetivo final seguir haciendo la puñeta a los españoles por imperativo de la UE.

A Podemos la idea de tener a Rivera o a alguno de la formación naranja cerca le repugna sobremanera, con lo que unirse al pacto PSOE/Ciudadanos no es algo que contemple ni en sueños.

El PP habla ahora de negociar, cosa harto dificultosa, porque ninguna de las otras formaciones políticas quiere ni mirarle a la cara. La culpa es que Rajoy les ha mirado por encima del hombro desde el plasma desde siempre, y eso no se olvida en un plis plas.

Ciudadanos podría cambiar de bando, estrechar la mano con Rajoy. Pactar con un partido donde la corrupción está día sí día también en la palestra es un escollo a salvar complejo, sobre todo si el 26 de junio hay elecciones.

Negociar, lo que se dice negociar, es un verbo cuyo significado Pablo Iglesias no tiene bien asimilado. Para el líder de Podemos todo lo que no sea ser él el vicepresidente del gobierno e imponer su programa no es negociable. Por si esto no fuera para nota quiere a los de la formación naranja cuanto más lejos mejor. Es comprensible que así sea, ¿desde cuándo a un gallo le apetece tener en su corral a otro?

Para terminar de completar este cuadro que hubiera sido del agrado de Buñuel nos queda Alberto Garzón. El líder de Izquierda Unida-Unidad Popular quiere ejercer de mediador de la izquierda. Parecía que podía desempeñar el papel a la perfección, pero el desnorte que tiene es de tal envergadura que va a ser difícil lo encuentre en este par de meses que tenemos por delante. Es más que probable que en el caso de haber elecciones el 26 de junio se marque un “Tania Sánchez” y aquí paz y después gloria.

Sánchez como Leónidas fue derrotado. Al segundo le traicionó Efialtes de Tesalia, al primero la izquierda liderada por Iglesias. Jerjes no logró invadir Grecia a pesar de derrotar a los espartanos a la batalla de las Termópilas. Rajoy no seguirá en Moncloa gracias a la derrota de Sánchez.

Galiana

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Luchando como los espartanos

  1. Pingback: Luchando como los espartanos – Manuel Aguilar

  2. Pasemos el tiempo…y vayamos viendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s