Vivimos en un caos permanente

avatar nuevo

Terminamos la semana como la empezamos, hechos un lío. Los de a pie porque no sabemos cómo va a terminar esto de los pactos, si Pedro Sánchez será capaz de superar la sesión de investidura o tendremos que ir a nuevas elecciones ya para el mes de mayo.

Por partes, que ya estamos mezclando el jabón con el hilo verde y aunque todo sea para la ropa no es lo mismo.

Tenemos un PP inmerso en un lío descomunal. La dimisión a medias de Aguirre y el que Cifuentes se haya puesto al frente de una gestora para controlar el partido en Madrid ha puesto patas arriba Génova. Ésta ya está bastante revuelta con el asunto de la gestora que Rajoy ha tenido que poner en Valencia, una vez que han salido a la luz los desmanes que Rita Barberá ha cometido por allí.

Por si los follones del PP en Madrid y a nivel nacional no fuera suficientes tenemos a un Pablo Iglesias que vive en la creencia que a él es a quien el Jefe del Estado ha encargado formar gobierno. En toda esta locura suya no tiene ningún reparo en demostrarnos a todos, públicamente, que su ambición por el poder no conoce límites. Quiere ser vicepresidente del gobierno con un poder incluyo mayor que el del Presidente.

Frente a esta ambición desmedida del líder de Podemos, Pedro Sánchez a lo suyo. Sigue negociando con Ciudadanos en los puntos en los que están de acuerdo, y no le presta demasiada atención a las barbaridades que plantea Iglesias. El líder del PSOE no puede perder de vista que los pactos los tiene que tener aprobados por los militantes y ratificados por el Comité Federal antes del 2 de marzo. Ése es el día marcado en el calendario por Patxi López, actual presidente del Congreso, para la sesión de investidura.

La política está de la manera que está, y mejor que no le pongamos calificativos porque por mucho que manejemos las palabras no encontramos ninguna en el Diccionario que nos cuadre.

Con la política que ni es política ni es nada, en el ámbito de la Justicia no dan a basto con todo el trabajo que están teniendo, y la policía haciendo horas extra que es un lujo.

Hace unos días saltó el escándalo de las clínicas dentales Funnydent, donde el dinero de los clientes ni estaba ni se le esperaba, pero el dueño se pegaba la vida padre. Esta semana hemos visto como la policía registraba y detenía al dueño de las clínicas dentales Vitaldent porque además de blanquear los dientes de sus clientes, hacían lo mismo con el dinero de procedencia no muy lícita.

No solo la policía ha registrado clínicas dentales, los bancos no se han librado.

Resulta que el banco chino ICBC también se dedicaba a esto del blanqueo de capitales a mogollón, hablamos de más de 40 millones de euros que se han evadido sin más.

¡Por todos los dioses, o el país se estabiliza o vamos a acabar como el rosario de la aurora!

Galiana

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Vivimos en un caos permanente

  1. Ya sabes que el caos de las cosas, tienen, normalmente un finiquito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s