Rajoy y la corrupción del PP

avatar nuevo

Podemos entender que Rajoy quiera seguir siendo Presidente del Gobierno durante cuatro años más, que para logarlo envíe a su guardia pretoriana a predicar el cataclismo que se nos avecinaría en caso que Pedro Sánchez lograse salir vivo de la sesión de investidura. La cuestión está en si se ha dado cuenta que lidera un partido plagado de corruptos y eso le inhabilita para permanecer un minuto más en Moncloa.

Esperanza Aguirre lleva años diciendo que ella de corrupción en el PP madrileño no sabía nada de nada, y los jueces sin darle la razón. Salvándose de que le cuelguen el sambenito de mangante mayor del reino, lo cual ahora que ha dimitido como Presidenta del PP madrileño por una supuesta financiación ilegal del partido va a ser algo difícil que suceda. Ella ha visto impertérrita como todos sus colaboradores más directos eran empapelados, una y otra vez, por llevar a cabo el truco de magia que consiste en pasar el dinero de todos al bolsillo propio. El último registro judicial en Génova, para incautar ordenadores donde hubiera una posible constancia de una supuesta financiación ilegal del PP madrileño ha acabado con ella. La ya exlideresa del PP madrileño se sacude toda la mierda de encima alegando que si bien no ha participado directamente del tema, si es la responsable política de lo que sucedía.

Dolores de Cospedal en Toledo tampoco se salva de lo que se conoce como “mordidas”. Por lo visto la actual Secretaria General del PP tanto llenarse la boca con que Bárcenas era un punto filipino y parece ser que ella calza el gorro de la avaricia y la ambición desmedida por el dinero a partes iguales.

Caso especial es el de Valencia. Rita Barberá, cabreadísima ella con el PP porque no la defiende como ella cree merecer. Lo de haberla colocado como Senadora en la Comisión Permanente, como en su momento estuvo el diputado de la Serna (ahora en el grupo mixto), para evitar que deje de ser aforada en caso de que hubiera unas hipotéticas elecciones no le parece suficiente. En el Ayuntamiento que ella presidió durante más de 20 años se ha afanado lo que no está escrito, las mordidas del 3% de Catalunya eran una nadería comparadas con las de Valencia.

De Jaume Matas y sus enredos no hablaremos, que todo conocemos como se las gastaba quien fuera Presidente de Baleares. De Bárcenas, Granados y demás compañía con mentarles ya es más que suficiente porque la Gürtel, tanto en su rama madrileña como valenciana, o la Púnica son tramas de churrimangue más que conocidas por todos.

Con todo esto a Rajoy se le debería caer la cara de vergüenza, pero va a ser que no, más que nada porque no sabe ni de qué color es. A los españoles se nos pone la cara colorada solo de pensar que tenemos en este momento un Gobierno en funciones que pertenece a un partido donde la corrupción está más que extendida por donde mires y no son casos aislados como se empeñan en vender.

Albert Rivera debería pensarse lo de seguir siendo un partido bisagra, lo de tender puentes entre el PP y el PSOE, salvo que quiera hacer negocios con esta panda de impresentables habituados a la corrupción. El líder de la coalición naranja mejor haría en mantenerse apartado de la mierda, no vaya a ser que ésta le salpique y luego borrar la mancha de un currículo inmaculado no sale ni con lejía.

Galiana

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Rajoy y la corrupción del PP

  1. Esto solo abaca de empezar, aunque no lo parezca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s