Un poquito de por favor

avatar nuevo

Seguir dando vueltas al tema de los pactos del PSOE tratando de formar gobierno todos los días resulta cansino, más que nada porque el ego desmedido de algunos no tiene cabida en este tipo de situaciones, la visión irreal de otros tampoco, y la excesiva candidez de más de uno aprovechada por la astucia de otro termina por ser hasta un incordio.

En este orden de cosas, sería menester pensar en convocar unas nuevas elecciones y acabar con todo esto. Ni de coña, el resultado variaría pizca del 20D, y solo habríamos perdido el tiempo, y por si no nos hemos dado cuenta el país no está para perder el tiempo en juegos de tronos.

Ahora que mentamos la palabra trono, ver sentada en el banquillo de los acusados a la hermana del Jefe del Estado va a ser de lo más habitual de aquí al verano. En estos meses la veremos sentada e incluso prestando declaración. Volverá al socorrido “lo hice por amor hacía mi marido” o al archifamoso “no me consta”. Sobre si dará o no con sus huesos en el presidio ya nos lo dirán las juezas que presiden el tribunal,  que para algo están.

Políticos que demuestran que van a lo suyo en lugar de pensar en la ciudadanía y hermana de Jefe del Estado acusada de practicar el “churrimangue” sería suficiente para ser el hazmerreír del resto de países demócratas, pero como nos va la marcha la lista de desatinos es un suma y sigue con un espectáculo más que bochornoso.

Mentar la palabra espectáculo y venirnos a la mente el lío de los titiriteros encarcelados por hacer apología del terrorismo en una función de pésimo gusto en Madrid es todo uno. Con este tema nos hemos cubierto de gloria y hemos demostrado que seguimos siendo un país de pandereta y cabra dando brincos en el cajón por las esquinas.

Debe ser que como tenemos solucionado el asunto del paro, de las prestaciones sociales, de los desahucios; como no tenemos problemas en Educación, Sanidad o Cultura, como nos sobran inversiones e inversionistas en Ciencia o I+D+i, nos podemos permitir el lujo de centrarnos en una obra de teatro cuyo argumento nadie leyó antes de su aprobación para ser incluida en los festejos de Carnaval.

Visto todo esto da la sensación que no sabemos, en líneas generales, dónde estamos, qué queremos, o qué puñetas podemos hacer por este país que vaya más allá de sacar los egos a pasear cuando no debemos, de presumir de prepotencia en el momento más inoportuno, de presentar nuestra tarjeta de visita de la mano de la soberbia, de pensar que por ser familiares de… podemos burlar la ley, o de no cumplir con nuestro trabajo y autorizar con ello espectáculos desastrosos que ocasionan quebraderos de cabeza para todos sin asumir las pertinente responsabilidades.

Lo de pararnos a pensar y darnos cuenta que el país está pidiendo a gritos un poquito de por favor ya si eso.

Galiana

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Un poquito de por favor

  1. Maria dijo:

    Tu lo has dicho ! Les entra por un oído y les salen por el otro nuestros males en aumento “.
    Como siempre certera.
    Un saludo.

  2. Bien resumido y muy actualizado. Más claro imposible. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s