El patio del colegio busca líder

avatar nuevo

En este país lo de hacer las cosas sencillas nos lo pasamos por ahí mismo, tratando con este gesto de esconder la incapacidad e ineptitud que tenemos para hacer frente a la resolución de un conflicto de cierta enjundia.

El sudoku en el que se ha convertido la formación de gobierno de este país es ya un serio quebradero de cabeza, un asunto que tiene toda la pinta de quedar irresoluble dado que quienes tienen que ponerse a ello están más pendientes de salvar su culo que el del país.

Vayamos por partes, que con tanta aglomeración de problemas nos atascamos más de la cuenta.

Los políticos están demostrando ser chiquillos en el patio de colegio que buscan quien les lidere en el recreo y no saben a quién elegir.

El PP está atestado de corruptos que le dan cierto hedor. Tiene un cabeza de filas que ha demostrado ser un gallina. Cuenta con una legión de seguidores, y está convencido que gracias a ello puede seguir donde está, porque lleva cuatro años siendo quien manda en el patio del colegio. El problema es que con todo esto no podía seguir siendo el rey del patio y declinó la invitación.

El PSOE necesita apoyos para gobernar el patio y lo tiene complicado. Para empezar los de su cuchipanda no le son leales, le traicionan a cada momento y están como locos por quitárselo de encima para colocar en su lugar a la ambiciosa y lianta de Susana Díaz. Por si los movimientos de sillas en su partido no fueran como para echarse a temblar tiene que entenderse con Ciudadanos y Podemos, los cuales entre ellos no pueden ni verse.

Pablo Iglesias no quiere cerca a Albert Rivera. Lo curioso es que en campaña fueron los que más se vieron, los que más guiños se hicieron, los que más palmaditas en el hombro se dieron, y los que presumían de buen rollismo entre ellos. Tras la noche del 20D llevan puestas las pinturas de guerra y la animadversión entre ellos pone los pelos como escarpias.

Si Pedro Sánchez quiere ser el líder del patio del colegio necesita tanto a Pablo Iglesias como a Albert Rivera. Dejar fuera a uno de los dos es convertirse en un jefe débil. Ya sabemos cómo son los niños cuando detectan que entre ellos hay uno más débil.

En este orden de cosas tenemos a un Rajoy que cuando el director del colegio le dice que ponga orden en el patio dice que se lo pida a otro, que él no puede hacerlo. Un Sánchez asumiendo responsabilidades que otro no quiso. Un Iglesias que dice que con Sánchez sí, pero que con Rivera ni de coña. Un Rivera que se abstiene de apoyar a uno y a otro, pero que en caso que de estar al lado de Iglesias nada de nada.

Los políticos jugando como niños de patio de colegio, los de a pie esperando que se cansen del dichoso juego y se pongan a trabajar como adultos.

Galiana

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El patio del colegio busca líder

  1. Pingback: El patio del colegio busca líder – Manuel Aguilar

  2. Has contado, la visión del patio, y yo del mío. Los dos buscan lo mismo. Poder llegar a un gobierno progresista. Pedro Sanchez lo tibe complicado, pero no imposible.
    Buen artículo. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s