Punto y final a la campaña

avatar nuevo

La campaña electoral y las carrozas de los diferentes partidos se convertirán a la hora de Cenicienta en calabazas, o tal vez no.

En estos 15 días de campaña el bipartidismo ha estado missing, y el domingo, salvo que nos dé por hacer el cafre, el grueso de la tarta del pastel se lo repartirán entre cuatro.

Este nuevo reparto hará que la noche del 20 tengamos dos ganadores claros, y dos claros perdedores.

Expliquemos esto que luego vienen los malos entendidos.

Albert Rivera y Pablo Iglesias, pase lo que pase, ya son ganadores. Tendrán su pedazo del pastel. La cuestión está en si el trozo va a responder a las expectativas, las supera o se queda muy por debajo.

El líder de Ciutadans ha demostrado a lo largo de la campaña que es un niño guapo, educado en colegio de pago. Sabe vender, venderse, y hacer lo propio con su madre si eso fuera necesario para conseguir su objetivo. Es la pieza clave para que otros puedan gobernar, lo sabe y ésa es su baza. Desde el lunes jugará sus cartas buscando el beneficio propio con el asunto de los pactos.

El jefe de filas de Podemos como vendedor no se queda manco. Lo suyo es trufarlo todo de demagogia barata con la que se ha ganado los aplausos del respetable. Domina como nadie los medios de comunicación, sabe cuando tiene que reír o llorar, cuando debe arengar a las masas con una elevación de brazos, es un buen telepredicador.

Tanto Ciutadans como Podemos han demostrado que en épocas de crisis los advenedizos ganan adeptos con dos de pipas, es lo que hay cuando los estómagos están vacíos y el futuro es incierto.

Visto lo novedoso de esta campaña, vayamos con lo de siempre, los que hasta la fecha se repartían el pastel, el binomio PP y PSOE.

Rajoy ha continuado en campaña haciendo lo que mejor sabe hacer, parapetarse detrás de quienes le sacan las castañas del fuego. El domingo sufrirá un desgaste con el que ya cuenta. El nudo gordiano está en saber si a pesar de ganar las elecciones, mucho tiene que llover para que no lo haga, puede gobernar. Los de Génova llevan mal lo de negociar, más que nada porque no tienen cintura y de conjugar el verbo flexibilidad ni saben ni quieren. Van a pasar unas navidades muy divertidas soportando las imbecilidades del “cuñao” de turno.

Hemos dejado para el final al “soldado Sánchez”. En campaña ha querido, pero le han faltado días, meses e incluso algún año más de tiempo para hacerse con el PSOE y poder hacer las cosas de otra manera. Va de Kennedy por la vida pero le sobra guapura y le falta mala leche, y eso en su oficio se paga. No ha aprendido a meter el dedo en el ojo del enemigo, es más de poner la otra mejilla, y nadie le ha dicho que así en política estás derrotado de antemano. Es un tipo honesto y legal, pero en los tiempos que nos ha tocado vivir ésos no son valores con los que liderar un partido. Lo que da adeptos es revolcarse en el barro y pelear con los puños hasta dejar al contrario contra el suelo y pedir al público que levante o baje el pulgar.

Mañana toca reflexionar, el domingo votar. ¡Qué no nos arrepintamos el lunes ni en los días sucesivos de nuestra decisión!

Galiana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Punto y final a la campaña

  1. Peppo dijo:

    Cambio hace falta en cualquier caso y espero que los electores reflexionen y participen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s