Con la psicosis en el cuerpo

avatar nuevo

Los atentados de París, como antes lo fueron los de Nueva York o los de Londres, no justifican limitar la seguridad de los ciudadanos. Más que nada porque con ello nos penalizan doblemente. Primero los descerebrados nos tienen puesta una diana en el pecho para hacernos saltar por los aires si el Estado no se aviene a razones, sus razones. Segundo, el Estado nos limita nuestra Libertad, nos amedrenta cuando saca las tanquetas a la calle y todo en nombre de nuestra Seguridad.

Antes de seguir hablando de límites de Libertad a costa de la Seguridad Ciudadana: en España sufríamos la brutalidad del terrorismo antes del 11M. Por fortuna ese desgraciado día al gobierno de Aznar solo se le ocurrió mentir a la ciudadanía y no enredar con la Seguridad, y eso que con la tremenda manifestación que se le hizo 48 horas antes de las elecciones generales los de a pie se lo pusimos bastante fácil.

Recortar en Derechos y Libertades a la ciudadanía no es la solución para combatir la barbarie que los yihadistas a nada que nos descuidamos nos hacen padecer. Decimos a nada que nos descuidamos, porque Francia estaba más que advertida que iban a liar la de Dios es Cristo y en cuanto dejaron un resquicio allá que fueron estos criminales.

A alguna mente pensante se le podía ocurrir que en lugar de cambiar Libertad por Seguridad se incrementara lo que no está escrito el presupuesto en Seguridad Nacional.

Llegados a este punto, para los despistadillos que siempre haberlos haylos, no está bien confundir Seguridad Nacional con Defensa Nacional. La una está referida a los ciudadanos, la otra al país. La una evita que los yihadistas nos usen como rehenes para conseguir solo Alá sabe qué, y la otra es conjugar el verbo guerra.

Un matiz, hoy debe ser que nos ha dado por esto de hilar fino. La guerra se hace entre países, y hasta donde nosotros llegamos Daesh por mucho que se diga a sí mismo Estado Islámico, no es un país, por lo que estar en guerra va a ser complicado que lleguemos a estarlo.

Lo de pretender resolver los temas del terrorismo con una declaración de guerra es el recurso de los gobernantes que no sabiendo qué hacer para atajar el problema deciden utilizar el recurso fácil. Debe ser que estar en guerra es muy socorrido, aunque luego tengamos que repatriar y entregar cadáveres de soldados envueltos en la bandera patria a unas familias a las que no se les preguntó si estaban o no de acuerdo con organizar una guerra.

Alguna vez deberíamos aprender de la Historia y no “hacer la guerra” tan alegremente que luego nos cuesta Dios y ayuda cerrar las heridas que dejan, y algunas no se cierran jamás.

Volviendo al tema de cambiar Libertad por Seguridad ¿no nos deberían preguntar si estamos de acuerdo con ello? Ah no, que a la ciudadanía no se le debe preguntar por esas cosas, con crear la psicosis de que es necesario sacar las tanquetas a la calle al gobierno de turno ya le vale. ¡Si Hitchcock levantara la cabeza!

Galiana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Con la psicosis en el cuerpo

  1. begonia dijo:

    Buenísimo, Galiana !!! Buenísimo !!!

  2. Mas claro el agua critalina.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s