El problemón que tenemos por resolver

avatar nuevo

Hoy nos hemos levantado con ganas de ser conspiranoicos, tal vez porque necesitamos comprender de un modo lógico todo lo que está pasando desde los atentados de París.

Imaginemos una reunión de ministros de la UE, o mejor aún, seamos pretenciosos y colémonos en una del G-lo-que-sea. Allí están los mandamases que representan a las máximas potencias, algunos como España están porque tiene que estar, pero ni abren el pico, nadie espera que lo haga, ni nadie va a prestar oídos a lo que tengan que decir.

En esta reunión, insistimos, sacada de una teoría conspiranoica imaginaria, alguien pone sobre la mesa que tenemos una generación de jóvenes preparados para comerse el mundo a los que solo se les puede ofrecer paro y miseria. No van a salir de ahí porque nadie ha sido capaz de resolver la crisis económica en la que nos hemos instaurado desde hace 8 años. ¿Qué hacemos con ellos? En ese momento a una mente brillante, ¿qué más da cuál?, se le ocurre la genial idea de resolver el entuerto que se presenta enviando a los jóvenes a una guerra, ya va siendo hora de armar una y tampoco sería justo tener una generación de jóvenes que no esté asociada a una guerra.

Como la idea no parece descabellada, los asistentes miran al mapa y empiezan a pensar en qué lugar del mundo se puede organizar una zapatiesta donde tener entretenidos a nuestros jóvenes, y además hacer gasto militar que eso siempre ayuda a salir de la crisis.

La respuesta es unánime. Liarla en Oriente no llama mucho la atención, al fin y al cabo, allí llevan desde después de la II Guerra Mundial enzarzados por el asunto entre Palestina e Israel. Además, desde que las potencias mundiales se cargaron a Gadafi, Sadam Hussein y demás dictadores de la zona, nadie controla a los descerebrados terroristas yihadistas, que están siendo un grano en el culo para Occidente.

Ya tenemos todos los ingredientes perfectos, solo falta que Daesh de la orden de atacar un lugar más o menos llamativo y todos p’alante, hay que ocupar a tanta gente desocupada en algo y mientras hacen la guerra no enredan con los antisistema que, dicho sea de paso, están copando sitios que no deben.

La aciaga noche del pasado 13N ISIS da la orden de sembrar el terror en París, y Hollande reacciona como hizo Bush tras los atentados del 11S.

Francia decide abonarse a eso de redactar leyes en caliente, con las imágenes de cuerpos ensangrentados en la retina, con las tripas sedientas de venganza. Leyes que cercenan libertades en el nombre de la seguridad, que en apariencia deberían servir para calmar a la población, pero solo sirven para engendrar odios.

Francia arrastrará en su locura a la UE, con el apoyo de los EEUU, de Rusia…, ¿nadie va a poner orden en este dislate de crear un ambiente prebélico?

¡¡Zas!!  de golpe tenemos todo resuelto: a los jóvenes ocupados, la UE dinamitada en cuanto al Tratado Schengen, los refugiados de Siria retenidos en Turquía gracias a los pagos que han recibido desde Alemania…

Por fortuna todo esto no es más que una teoría conspiranoica más propia de una novela que un modo real de resolver el problemón que tenemos, ¿o tal vez no?

Galiana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El problemón que tenemos por resolver

  1. Son como las utopías que se convierten (algunas) en realidad…puede ser

  2. No parece una idea descabellada, creo que es lo que están haciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s