Show must go on

avatar nuevo

No podíamos acabar la semana sin hablar al menos uno de los dos temas estrellas de la semana: los refugiados y las elecciones catalanas. La semana ha trascurrido entre cafres, y no solo los que en el nombre de la tradición mataron a lanzazos a un toro, se incluye a los que no entienden el concepto solidaridad.

Alemania no consigue hacer entender a una parte de los Estados miembros que no se puede dejar abandonados a su suerte a los que huyen de la guerra.

Un momento, que aquí hay algo que no termina de estar bien.

¿Cómo conjugamos que Merkel diga eso de: “Refugiados venid a mí” con el cierre de fronteras? Siendo malos, pero que muy malos, podríamos decir que la Canciller en el tema de los refugiados está abonada al postureo con una actitud hipócrita donde las haya, pero es que debe ser que hoy nos hemos levantado con el pie izquierdo para llegar a pensar eso de la lideresa de la UE.

No solo vamos a pensar que Alemania mucho “sí, sí, sí, nosotros somos la madre de todos los refugiados” pero a la hora de la verdad nada de nada, que aquí hay muchos otros que hablan de acogimiento con la boca pequeña.

Dinamarca y Reino Unido están exentos de cualquier obligación vinculada a la política de inmigración, ellos no firmaron el Tratado de Schengen. ¡Cachis! Cómo escurren el bulto algunos cuando se trata de arrimar el hombro.

Austria se anima a recolocar al personal que ya está en campos de refugiados, y con eso y cerrar la frontera ya hace bastante, que no le pidan más que no está el horno para bollos.

Por otro lado tenemos a Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia, países que reciben de la UE más de lo que aportan, no están dispuestos a colocarse la careta de la hipocresía, y pasan de aparentar lo que no sienten. Son xenófobos hasta decir basta, y no están dispuestos a acoger en su territorio a ni un solo refugiado, no vaya a ser que se les pegue el polvo del camino que traen sobre sus andrajosas y piojosas ropas, ni a dejarles pasar por el mismo. Es más, cuando la UE les habla de imponerles una multa, sin ningún tipo de pudor le enseñan el dedo corazón dejando claro que lo suyo con la solidaridad es un imposible. Lo de ser candidato al Nobel de la Paz se lo dejan al Papa Francisco, que por no querer no quieren ni que en sus territorios se construyan campos de acogimiento.

A propósito de estos campos de acogimientos, de refugiados, o como quieran llamarles, recuerdan a cómo se trataba en la isla de Ellis a los emigrantes europeos que llegaban a los EEUU huyendo de la miseria que asolaba Europa a finales del siglo XIX.

Para ir terminando, que es viernes y queremos irnos de fin de semana. En nuestro país lo del acogimiento a los refugiados va por barrios. Que las ciudades presionan al gobierno para ser solidarios, Rajoy se pone la camiseta de la solidaridad que estamos en elecciones y eso da votos.

No hay palabras para definir el comportamiento de la UE con los refugiados porque el termino vergüenza se queda corto. Ya sabemos que, pasé lo que pasé, the show must go on.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Show must go on

  1. ¿Existe algún dirigentes europeo que sepa el significado de la palabra solidaridad?

  2. María dijo:

    No se puede decir más ni más claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s