Marchando una más de abuso de poder

avatar nuevo

Acaba la semana donde la indignación está subiendo por enteros gracias al Gobierno, y a esa afición de Rajoy por no querer compartir con los españolitos de a pie el día en que se celebrarán las elecciones generales, cometiendo un abuso de poder como no ningún otro.

Abuso de poder es la frase con la que podríamos definir una legislatura donde la incompetencia manifiesta de Rajoy para el cargo, su ineptitud como gobernante, y su incapacidad de tomar decisiones a tiempo es lo único que tiene en su haber el susodicho.

El Presidente del Gobierno comenzó su andadura bajándose los pantalones y mirando a Cuenca ante Merkel. A ella recurre cada vez que tienen algún problema interno, ésta se deja hacer la foto en un lugar idílico con él a cambio de sacarnos lo poco que nos queda a los españolitos.

El archifamoso austericidio, dictado por la teutona, lo impuso Rajoy a base de Decretos-Ley, hemos perdido la cuenta de cuantos lleva ya y los que faltan. Para cuando esta fórmula no tenía cabida ha utilizado su más que holgada mayoría absoluta en el Congreso, con lo que ha impuesto su santa voluntad cada vez que le ha dado la gana por mucho que el resto de partidos montara la zapatiesta en la Cámara Baja.

Como guinda del pastel a este exceso de abuso de poder está el asunto de la utilización partidista de las Instituciones. La última fechoría de Rajoy por esta vía ha sido la reforma exprés del Tribunal Constitucional presentada por el PP para controlar a Artur Mas.

Sin amontonarnos, que el asunto tiene bemoles, más de los que podía parecer.

El Tribunal Constitucional no es que goce de buena fama entre la ciudadanía, es más, Albert Rivera y los suyos proponen cargárselo de un plumazo si llegan al poder porque no les sirve para nada. Cierto es que para tomar las decisiones la institución judicial se toma su tiempo, demasiado, con lo que ejerce más de pirómano que de bombero, lo cual no le granjea precisamente buena fama entre el personal que anda como loco por encontrar un héroe para enfrentarse al villano.

Dicho todo esto, el Tribunal Constitucional no se merece el ninguneo que se le está haciendo desde el Gobierno, de la injerencia del Ejecutivo en el Judicial y quebrar con ello el principio que debe regir en toda democracia ya lo comentamos otro día, si eso, que hoy llevamos algo de prisa.

La reforma exprés que propone el PP desprestigia la institución en lugar de ponerla en valor, ya que no ha contado para ello con el consenso del resto de partidos políticos. Rajoy olvida que para reformar determinadas instituciones, entre ellas el TC, necesita del acuerdo y al saltárselo a la pata la llana gracias a su mayoría más que absoluta las buenas intenciones que pueda tener se quiebran totalmente.

La reforma del TC se hará antes de la convocatoria electoral, justo a tiempo para controlar a Artur Mas en caso que de obtener el triunfo el 27S quiera declarar la independencia de Catalunya, permitiendo con ello a esta instancia judicial multar e incluso suspender a los funcionarios y gobernantes que no cumplan sus sentencias y resoluciones.

¡Qué ganitas que se acabe de una vez esta puñetera legislatura donde el abuso de poder es el pan nuestro de cada día dado el cretinismo de nuestro gobernante!

Galiana

 

 

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s