Rajoy y su ataque de lideritis

avatar nuevo

Acabamos la semana con alguna certeza y muchas, demasiadas, cuestiones sin resolver que alimentan la incertidumbre que sentimos en los últimos tiempos.

Rajoy está enseñando su cara, por fin, y ha decidido demostrarnos que lo suyo es el partido, que lo de ejercer de Presidente del Gobierno ni lo ha hecho durante la legislatura ni está por la labor de hacerlo en los meses que restan de la misma.

Este país, nos guste o no, ha estado gobernado por Soraya Sáenz de Santamaría. La Vicepresidenta, desde la sombra, ha hecho y deshecho a su antojo. Rajoy nunca ha tenido la sensación que ella era la que decidía, tal vez porque Moragas le hacía la ola nada más levantarse la persiana del ala oeste de Moncloa.

El problema de tanto paripé ha quedado al descubierto tras el 24M donde el PP ha ganado las elecciones, sí, las ha ganado, pero no puede gobernar.

En estos cuatro años Rajoy ha cometido muchos pecados pero el más grave, dejando recortes al margen, es que nunca ha dejado de ser el líder del PP y así nos ha ido a todos, incluidos a los de su partido.

El desastre del 24M ha sido una bofetada de realidad para el líder del PP. Se ha dado cuenta que la panda de asesores e iluminados que le han estado rodeando todo este tiempo solo querían vivir de la sopa boba bajo su manto protector, y, llegada la debacle, apuntarse a lo de hacerle la cama sin ningún pudor.

Ante esta situación a Rajoy le ha dado un ataque de lideritis del PP. Prueba de cuanto decimos es como ataca a Pedro Sánchez en el Congreso y en el Senado, como si fuera él la oposición y no el PSOE.

Debemos reconocer que quien más ha influido en este ataque de lideritis de Rajoy ha sido Esperanza Aguirre. La cual, viendo que los madrileños la mandaban a hacer puñetas, se ha revuelto contra su jefe de filas pidiendo un Congreso extraordinario en Madrid antes de las elecciones y de este modo contravenir a lo dicho por el líder de los populares. Su intento de amotinamiento ha conseguido no solo que Rajoy diera un golpe en la mesa reformando el partido sino que Cifuentes se hiciera más fuerte en Génova.

La ya Presidenta de la Comunidad de Madrid tuvo la bendición de Rajoy para firmar los pactos con Ciutadans, y gracias a ello convertirse en la lideresa de los populares madrileños dejando a Aguirre en una situación más que comprometida.

El problema de Cristina Cifuentes es que al escucharla sentimos un déjà vu que nos retrotrae a los tiempos de Gallardón. El que fuera todopoderoso Ministro de Justicia se calificó a sí mismo como verso suelto del PP, muy al estilo de la actual Presidenta de Madrid, para terminar destapándose como un ultraconservador de tomo y lomo.

Alguien debería decirle a Cifuentes que no, que no nos la creemos porque fue impuesta a dedo por Rajoy, y mientras éste continúe al frente del partido ella no va a hacer nada que contradiga los mandados de su líder.

Es viernes, disfrutemos del fin de semana porque estamos en tiempos convulsos y nos espera un verano de lo más movidito.

Galiana

 

 

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Rajoy y su ataque de lideritis

  1. Cinco meses de infarto, seguramente.
    Cabalgando de nuevo la mentira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s