Perder por la mínima para acabar ganando

avatar nuevo

Esto de volver de unas mini vacaciones tras el Corpus Christi y encontrarse tras el 24M con un panorama político complicado no, lo siguiente, es como para rehacer las maletas y querer largarse para siempre.

En este país somos enrevesados pero dando la sensación de ser simples, que siempre vende mucho más. El verbo pactar ya sabíamos que estaba a precio de cojón de mico y subiendo, es lo que provocan una elecciones generales para otoño donde nadie quiere significarse no vaya a ser que lo ganado recientemente se vaya a hacer puñetas.

El PSOE, Podemos y Ciutadans quince días después de los comicios municipales y autonómicos se comportan como novios o novias según sea la CCAA o el Ayuntamiento en cuestión.

Ejemplo de como se la gastan unos y otros es lo que está sucediendo en Madrid.

Cifuentes estaba muy segura de ganarse a Albert Rivera con una caída de párpados. Con lo que no contaba la candidata a dirigir la Comunidad de Madrid era con la rabieta de Aguirre.

La todavía lideresa del PP madrileño no ha aceptado que no será Alcaldesa de Madrid, cosas que tiene la chochez. Está de muy mala leche ya que todos sus planes se han venido abajo, incluido su asalto a mandar en Génova. Ella que tanto maniobró para largar a Ana Botella del Palacio Cibeles convencida que los madrileños la adoraban, no termina de asumir que no es más que Norma Desmond en su última escena de Sunsent Bulevard.

Aguirre ha optado por morir matando, que para eso ella es quien es. Ha decidido que no va a entregar el PP madrileño a Cifuentes en bandeja de plata.

Cifuentes se puso la bandera de ser más limpia que Don Limpio, de no llevar entre los suyos a nadie que tuviera mancha alguna, y eso que para aceptar ser candidata a la Comunidad de Madrid aceptó que Aguirre le impusiera la lista con gente de los suyos.

El caso es que cuando parecía que los de Albert Rivera estaban por la labor de creerse que la candidatura de Cifuentes estaba lavada con Ariel, ha resultado que tiene nada menos que 6 lamparones de ésos que no salen ni con KH7.

La Púnica, la dichosa trama Púnica, tiene los brazos demasiado largos. Además de los 6 nombres de la lista de Cifuentes, Salvador Victoria y Lucía Figar han sido señalados como presuntos mangantes. Rajoy ha tenido que intervenir en favor de Cifuentes, ha obligado a los Consejeros de Madrid a dimitir ipso facto. Perder la Comunidad de Madrid le complicaría y mucho las elecciones de otoño al PP.

Ante todo este descomunal follón de dimisiones, corruptelas mil y demás líos del PP, Albert Rivera se mantiene en su sitio. Puso como condición que nada de imputados si el PP madrileño quería su apoyo, y veremos si se mueve o  no en su decisión. Las dimisiones de los Consejeros del gobierno de González no le parecen suficiente, con lo que amaga en convertirse en la novia perfecta para Gabilondo en la Comunidad.

El ejemplo de lo que está sucediendo en Madrid es extrapolable al resto de CCAA y Ayuntamientos de España. El 24M obliga a conjugar el verbo pactar para sacar al PP de las instituciones. PSOE, Podemos o Ciutadans son conscientes que el más mínimo traspié les hará darse un batacazo en las generales, con lo que la estrategia de Arriola de hacer que el PP perdiera por la mínima para acabar ganando puede acabar triunfando.

Galiana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Perder por la mínima para acabar ganando

  1. Veremos por donde sale el nuevo sol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s