¿Es Esperanza la gran esperanza de Madrid?

avatar nuevo

Los ciudadanos nos merecemos algo más que una campaña política donde los protagonistas, léase candidatos a las CCAA y Alcaldías, se comporten como tertulianos de determinados programa del corazón, donde el personal va a allí a despellejar al contrario y cuando más trapos sucios saque más share se hace.

El duelo que se traen en Madrid por el sillón del Palacio de Cibeles entre Esperanza Aguirre y Manuela Carmena es para nota. La primera saca todos los trapos sucios habidos y por haber de la familia de la segunda intentando con ello desprestigiar el buen nombre de la jueza, y la otra se defiende como gato panza arriba. Debemos agradecerle a la candidata por Ahora Madrid que por su boca no saque la mierda que tiene la lideresa del PP, que ya lo hacen por ella desde determinados medios de comunicación.

Con la llegada de Carmena, Gabilondo y García Montero, nos dio por pensar que la política iba a recuperar ese sabor a política con mayúsculas que tanto se necesita, pero Aguirre está decidida a que eso no sea ni por asomo.

La lideresa de los populares siempre ha sido mucha Esperanza, pero lo cierto y verdad es que ya no es lo que fue. Quizá, y para demostrar que todavía tiene lo que hay que tener, se pasea por platós de televisión y emisoras de radio haciéndose la populista, incluyendo en el lote las descalificaciones a sus adversarios políticos, así como la puyas a su compañera de cartel, Cristina Cifuentes. Todo ello con ese aire de mi palabra es ley “porque yo lo valgo” al más puro estilo Aguirre.

La cuestión no es lo que hace, lo que dice, lo que deja entrever, o el veneno que suelta por su boca esta señora. El quid de todo está en que con esos mimbres pretende sentarse en el Palacio de Cibeles y gobernar Madrid.

Alguien debería decirle que el mundo no gira a su capricho, que los madrileños necesitamos una persona que se ocupe de los problemas, que se deje de chanzas, populismos y chascarrillos porque con eso no se solucionan las innumerables cuestiones pendientes que tiene la ciudad.

Madrid está necesitada de políticos que tengan ideas reales que poder llevar a la práctica para sacar adelante a esta condenada ciudad, porque le hace falta como el agua de mayo dejar atrás los líos en los que la metió Gallardón durante años y superar la etapa de la inepta de Ana Botella.

Solo pensar que Esperanza Aguirre pudiera sentarse cuatro años en Cibeles nos provoca vomito intelectual. Sabemos que llenará el mismo con una caterva de innumerables asesores, que cobran unos sueldos alucinantes por el mero hecho de ejercer de iluminados, y de paso y mientras ella se hace la longui hacer otra Gürtel o algo parecido.

Los votantes de Madrid ya saben lo que tienen que hacer si quieren continuar teniendo una ciudad que ha dejado de ser importante en Europa. Los que apuesten por todo lo contrario mejor no apuesten por una Esperanza que no lo es tanto

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Es Esperanza la gran esperanza de Madrid?

  1. La indeseable esperanza de Esperanza Aguirre. Solo escuchar su nombre se me enciendo el rebelde que llevo dentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s