Para gobernar hay que pactar

avatar nuevo

La investidura de Susana Díaz está siendo mucho más compleja de lo que parece, es lo que tiene querer gobernar y necesitar pactar para hacerlo. Las andaluzas abrieron el pistoletazo de salida de un año electoral condicionando con ello tanto los comicios autonómicos y municipales del 24 de mayo como las elecciones generales de final de año.

Los partidos que han sostenido el bipartidismo lo tienen complicado y los nuevos exactamente igual. Ni unos ni otros quieren que en ninguno de los comicios se tengan que repetir las votaciones por falta de acuerdos. Llegar a esa situación sería decirle a la ciudadanía que el avance al multipartidismo supone una falta de equilibrio y por ende una inestabilidad gubernamental.

La cuestión es si los resultados de Andalucía, donde un partido obtiene una mayoría y para formar gobierno necesita un pacto, serán extrapolables al resto de comicios.

Es más que evidente que los ciudadanos no quieren una mayoría absoluta, habida cuenta de los desmanes que el PP ha cometido desde Moncloa, haciendo de su capa un sayo en lo que respecta a recortar derechos y libertades en el nombre de la crisis. El problema es si quien gane tiene que pactar, lo que ha vendido en campaña puede quedarse en agua de borrajas con lo que se arriesga a que su electorado le mande a hacer puñetas definitivamente.

El PP y el PSOE no venden gobernar con pactos de ninguna clase, no les conviene hacerlo. A lo más que han llegado en Ferraz es a decir que puede que en algunas CCAA se necesiten pactos puntuales, pero hasta ahí llega su ofrecimiento. Los de Génova creen que Ciutadans serán sus aliados, y si tienen que cederle una vicepresidencia a Rivera no les van a doler prendas, lo de que éste acepte es harina de otro costal.

Los partidos nuevos, tipo Podemos, y los minoritarios saben que es su momento. IU y UPyD saben que no van a rascar bola, que nadie va a contar con ellos dado que se encuentran inmersos una batalla interna, con lo que sus opciones para ser la pieza clave que determine el gobierno de un color u otro, es harto complicado.

Podemos intenta ocupar el lugar de IU, hacerse valer, ser la pareja de baile perfecta, pero… En Andalucía pidió la cabeza de Chaves y Griñán se la dieron, y después han desplegado una serie de exigencias en plan star hollywoodiense. El partido que está de moda, no vamos a negarles esta opción, tras la dimisión de Monedero presenta demasiadas grietas y está dejando ver que quien mucho corre pronto para.

Ciutadans ha ido como la hormiguita, pasito a pasito, y es cierto que a la chita callando puede llegar donde se lo proponga. Ese avance a paso de tortuga le hace no cometer demasiados errores, o bien caer en ellos y poder subsanarlos sin que se note demasiado. El PP le mira con ojos golositos. Albert Rivera, que no tiene un pelo de tonto, sabe que si espera puede ser un todo con identidad propia en lugar de formar parte de algo, ha demostrado que paciencia le sobra para aburrir.

Que los dioses nos pillen confesados porque aquí cada cual mira para sus intereses, lo de volver los ojos para el ciudadano ya si eso.

Galiana

 

 

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Para gobernar hay que pactar

  1. Va a ser que el ciudadano de a pie, se va a arremangar y seguramente va hacer temblar en las próximas elecciones del 24 de mayo a más de un ‘empoderao’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s